Pete Myers: Fallido en Zaragoza

Pete Myers: Fallido en Zaragoza
En uno de sus cuatro partidos con el CAI (Foto: Basket 16).

Javier Ortiz Pérez

No salió bien en ningún sentido lo de Pete Myers en Zaragoza, en la temporada 88-89. Llegaba como fichaje estrella y solamente estuvo cuatro partidos, los primeros de la campaña. Su fichaje a orillas del Ebro generó entonces un conflicto con la NBA que se resolvió pacíficamente. Y a esta ‘paz’ contribuyó su ‘mejorable’ juego.

La historia es que el CAI le fichó después de que sus derechos fuesen traspasados de San Antonio Spurs (donde había logrado 5,1 puntos y 2,7 asistencias en la 87-88) a Philadelphia. Él emprendió su carrera europea sin esperar que los Sixers le reclamasen, como finalmente hicieron. Entonces no existía una legislación tan fuerte como la de ahora y las relaciones entre el universo FIBA y el de la NBA eran una mezcla de ‘buena voluntad’ y ‘ley de la selva’.

Philadelphia puso una demanda cuando Myers, un escolta muy fuerte, quiso ser fiel al CAI, pero todo aquello quizás le descentró y estuvo por debajo de lo esperado a nivel estadístico (12,3 puntos, 2,3 rebotes y 2,8 asistencias). De mutuo acuerdo, porque el CAI no sentía estar perdiendo una estrella, se le dejó marchar y traer en su lugar a un Leon Wood que dio mejor resultado.

Tanto que habían liado los Sixers y le cortaron a las pocas semanas sin darle apenas bola. Luego tuvo contratos bastante banquilleros en Knicks, Nets y de nuevo Spurs para regresar a Europa, a la Fortitudo Bolonia y el Scavolini de Pésaro. En 1993 llegó un momento definitivamente bizarro: Michael Jordan se retiró por primera vez y él fue fichado por los Bulls como escolta titular en su lugar. Claro, la comparación resultó más odiosa que nunca (7,9 puntos en 24 minutos la primera campaña en Chicago). Después, un poco repetición de lo anterior: Italia y pocos minutos en la NBA, para finalmente dar con sus huesos en la CBA. Se retiró en 1999 en las filas de los Quad City Thunder.

Por lo que se ve, en Chicago guardaron buen recuerdo de él y le dieron inmediatamente un puesto como ojeador, entrando en el cuerpo técnico a finales de 2001. Estuvo nueve años como ayudante, incluyendo dos momentos como primer entrenador interino tras las destituciones de Bill Cartwright y Scott Skiles.

Su último trabajo ha sido los dos últimos años en los Golden State Warriors, donde esta última campaña ha sido noticia por la fuerte discusión que mantuvo tras una derrota con otro asistente exjugador, Brian Scalabrine. Se ve que ‘Red Mamba’ llevó la peor parte ya que fue enviado al equipo vinculado de la liga de desarrollo, los Santa Cruz Warriors.

Myers, tras el despido de Mark Jackson y la llegada de Steve Kerr al equipo de Oakland, acaba de ser despedido, pero no tardará mucho en encontrar otro banquillo de la NBA en el que colaborar, ya que mantiene un buen prestigio en ese papel.