Edgar Jones: ‘Dunker’ del 84 en Huesca

Edgar Jones: ‘Dunker’ del 84 en Huesca
Machacando en Nevada-Reno.

Javier Ortiz Pérez

Larry Nance (el ganador), Dominique Wilkins, Julius Erving, Ralph Sampson, Orlando Woolridge, Clyde Drexler, Michael Cooper, Darrell Griffith… y un tal Edgar Jones. ¿Sabiáis que uno de los participantes en el primer concurso de mates de la NBA, disputado en 1984, tambiénjugó en España?

Edgar Jones empezó la campaña 90-91 en el Huesca La Magia. Fue una de sus últimas paradas como profesional en una carrera que incluyó un exitoso periodo en la Universidad de Nevada-Reno, la NBA y la liga griega con un ‘grande’ como el Panathinaikos, con el que ganó una copa. En Huesca no aportó lo que se esperaba y fue sustituido por Derek Strong al cabo de solamente cuatro encuentros, en los que promedió 10,3 puntos y 6 rebotes. Ya era bastante veterano y, por lo que parece, tuvo bastantes problemas físicos desde el inicio.

Paradójico ‘corte’ para un jugador muy atlético, de una planta impresionante con sus 2,08 y mucha fibra. Contundente al máximo, por descontado. Tras ser escogido en el número 31 de 1979, no lo hizo nada mal entre los mejores, incluso con alguna temporada como titular. Entre Nets, Pistons, Spurs y Cavaliers acumuló 363 partidos y 9,0 puntos y 4,8 rebotes en 19,2 minutos. Fueron seis años ininterrumpidos en la NBA con el concurso de mates de Denver como momento más ‘mediático’. Militaba entonces en el equipo de San Antonio y algún fan griego ha colgado el vídeo, que es un documentazo, todo hay que decirlo. Realmente el primero y puede que el segundo sean flojos, pero en el tercero se ve que casi salta desde el tiro libre para meterla para abajo. La fuerte competencia le dejó fuera de la final tras puntuar 32, 43 y 43 (de 50 posibles).

“En la NBA me limitaron a ser un taponeador y reboteador”, lamenta en una entrevista, donde destaca su intención de dar siempre espectáculo en los partidos. “Me prometí a mí mismo que nunca haría el mismo mate en un partido”, llega a decir. Ahora vive en Bear (Delawere).

Una última anécdota muy mítica suya: al inicio de su carrera en la NCAA, se plantó en el despacho de Jerry Tarkanian, entrenador de la Universidad de Nevada-Las Vegas, y le dijo: “Ya estoy aquí, coach”. Tarkanian no recordaba haberle reclutado, y con razón: por donde Jones había fichado realmente había sido por Nevada-Reno, adonde se marchó inmediatamente a batir récords y récords, por cierto.