Álvaro Calvo: Sin miedo a volar

Álvaro Calvo: Sin miedo a volar
Valladolid 2006-07.

Javier Ortiz Pérez

No se ha retirado todavía, ni tiene ganas de hacerlo, pero merece mucho la pena la historia de Álvaro Calvo. ¿Que quién es? Los expertos en basket internacional deben saberlo de sobra (y seguro que le adoran), pero el ‘gran público’ seguramente desconozca la existencia de un jugador español que ha jugado en Suiza, República Dominicana, Brasil y Kosovo. Hay queda eso. A ver quién lo iguala.

Calvo tiene 30 años, nació en Palencia y vivió desde los cinco años en Valladolid, que es de donde se considera. En la cantera del Forum creció, pero a partir del 2001 emprendió un largo peregrinaje por las categorías federativas (EBA, LEB-2, LEB) con dos escalas en ACB: doce minutos en el Tenerife 2003-04 y otros doce de nuevo en Pucela en la 2006-07. Es decir, prácticamente nada.

En el 2007 hizo las maletas hacia el exterior, pero una lesión complicó su experiencia con el Lausanne suizo, donde logró 18,5 puntos. Su breve regreso al Canarias la siguiente campaña solo fue el preámbulo de irse todavía más lejos. Y con más éxito: se convirtió en un gran anotador (por encima de la veintena) en las ligas dominicana y venezolana y consiguió un contrato más largo y estable en Brasil. “Al principio de esta temporada me quedé sin sitio y me tuve que ir a Kosovo”, apunta. Allí ha entrado en el quinteto ideal liguero con 24,3 puntos.

“Cuando estás jugando fuera, tienes que hacer siempre temporadones, porque si no, te echan. Vas en el mismo rol que podían tener en España los americanos antes. Tienes que anotar”, cuenta, satisfecho de todas las experiencias. “Si hay algo que me sobra son anécdotas, desde luego. Me ha pasado cada cosa increíble. Tienes que luchar por tu dinero. Incluso físicamente”, añade.

Pero… ¿qué tipo de jugador es? Mide 2,02 y está conceptuado como un ‘3’. “A veces he tenido que jugar de ‘4’, pero donde realmente hago daño es como alero. Me gusta tirar y postear. Realmente he de decir que no soy el mismo jugador que antes: he trabajado mucho todos los veranos intentando mejorar aspectos de mi juego y creo que lo he conseguido”, comenta.

Y… ¿por qué no ha conseguido triunfar en España? “No lo sé realmente. Quizás cuestión de roles, o de mala suerte. Además he tenido algún problema físico en momentos claves. Hubo un año que estuve haciendo la pretemporada con el Baskonia y cuando pensé que podía entrar en la plantilla me lesioné”, apunta Calvo.

No piensa volver de momento a España. Donde más ha disfrutado con el baloncesto ha sido en Brasil, de donde es su pareja: “Es un baloncesto que está a medio camino entre la seriedad del europeo y el de otros sitios como Venezuela y Dominicana, donde juegan a posesiones muy cortas sin sistemas ni nada. Me gustaría volver a Brasil y mi agente (el también ex jugador del Forum Valladolid Alex Bento, del que ya hablamos aquí) está intentándolo”.