Mark Tillmon: De sensación a ‘cortado’

Mark Tillmon: De sensación a ‘cortado’
Anotando en el Palau Sant Jordi (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

Extraño caso el de Mark Tillmon en el Elosúa León de la temporada 92-93. Empezó siendo una de las grandes sorpresas de la competición, que entonces estrenaba la figura del ‘tercer extranjero’. Eso facilitaba así la incorporación de bases como él. Unos meses después fue despedido abruptamente bajo la sospecha de que acaparaba demasiado el balón.

Tillmon parecía tener todo lo que buscaba Gustavo Aranzana en aquel emergente equipo: capacidad física, mando y hasta anotación para descargar a los Xavi Fernández y cía cuando hiciese falta. Llegaba con el inmejorable aval de haber jugado cuatro años en Georgetown a las órdenes del férreo John Thompson, aunque no había conseguido colarse en la NBA (fue descartado por Utah Jazz) y mientras tanto ‘hacía tiempo’ en la CBA. Seguro que pensó en España como plataforma de lanzamiento, pero ocurrió todo lo contrario.

En su debut anotó 19 puntos ante el Murcia; en el segundo, 29. Y sin abusar del tiro, con buenos porcentajes. A partir de entonces se mostró más irregular y tras la jornada 23, tras lograr 9 frente al Zaragoza, se ejecutó el cambio. Entraba en su lugar Mike Anderson, que, aunque había pasado por el Real Madrid, por entonces no tenía el prestigio que luego acreditaría en la liga.

“Los motivos de este cambio de base apuntan a un bajo rendimiento y a una cierta indisciplina táctica con la que Gustavo Aranzana no estaba de acuerdo”, se escribe en ‘Gigantes del Basket’ nº 379. Las declaraciones del técnico fueron más ‘políticas’: “Necesitábamos a un jugador que solucionase carencias actuales, tales como defensa, dirección de equipo o finales de partido”.

Sorprendentemente (siempre podía exhibir haber promediado 15 puntos y 4 asistencias en una competición como la española), Tillmon no volvería a jugar en Europa, permaneciendo las siguientes campañas en el ‘limbo’ de la CBA hasta su retirada.

Después se trasladó a Washington con su mujer, Nikki, con la que tiene una hija, Ayva. Parece ganó bastante dinero en Maryland con una empresa que gestionaba hipotecas, Unlimited Mortages. Actualmente trabaja como analista de baloncesto universitario para Comcast Sportsnet y MASN y organiza campus de baloncesto en una ac ademia que lleva su nombre. Además ofrece charlas motivacionales (eso tan de moda que es el ‘coaching’). Se le puede seguir en Twitter (@marktillmon), aunque lamentablemente no ha respondido a mis peticiones de entrevista para que nos hablase de sus meses en León. “Los sueños son lo más importante que existe”, dice en una de sus semblanzas en la red.