Andy Toolson: Mira telescópica

Andy Toolson: Mira telescópica
Con el Joventut.

Javier Ortiz Pérez

Pocos tiradores han pasado en España más atinados que Andy Toolson. Hay un dato muy expresivo: en 7 temporadas (206 encuentros) lanzó 6,7 triples por partido... ¡alcanzando un 46% de acierto! Realmente impresionante. Más de la mitad de los 15,4 puntos que promedió provienen de canastas desde 6,25.

Como suele pasar con los jugadores de origen mormón, Toolson es recordado como un excelente profesional: serio, religioso, gran compañero, nada egoísta... Estuvo en cinco equipos distintos (Andorra, Zaragoza, Joventut, Estudiantes y dos etapas en Girona) y en todas dejó una impronta de rigor intachable. Su mayor éxito fue en Badalona, donde consiguió la Copa del Rey del 97. Pero en general siempre tuvo temporadas brillantes en ese rol de abredefensas del equipo. No era un portento físico, pero sabía disimularlo.

Toolson fue un producto de la universidad mormona por excelencia, Brigham Young, y jugó en el equipo del estado mormón por excelencia, los Utah Jazz, que le dieron dos ocasiones, 47 partidos en la 90-91 y 13 en la 95-96. Poco éxito (32% en triples, 2,7 puntos). Antes y después su sitio estuvo en España, primero en el Andorra (93-94), luego en Zaragoza (94-95), después en Badalona (96-97 y 97-98) --en estos dos últimos sitios, bajo la batuta de Alfred Julbe-- y, ya como veterano y en un rol más reducido, en Estudiantes (99-2000) y Girona (98-99 y 2000-01).

Hace unos años tuve la oportunidad de charlar con él para este reportaje sobre los jugadores mormones en España que hice para acb.com. Me contó que trabaja en el mundo de las inversiones y los seguros, en Utah, después de pasar un tiempo en el cuerpo técnico de Brigham Young. Os 'copio y pego' algo de lo que me contó, si os da pereza lo de darle al link:

“Mis recuerdos de España son inmejorables. El tiempo que pasé me ha servido de mucho, tuve muy buenos compañeros y entrenadores y estuve en grandes clubs. No es fácil volver por los niños y el trabajo, pero sé que algún día regresaré para ver a todos los amigos que dejamos allí”.

“Mi primera experiencia en ACB fue en Andorra y nadie pensábamos que íbamos a ser tan buen equipo, acabando muy arriba en la liga; en Zaragoza, todo el problema del dinero entraba dentro de lo que puede pasar en el deporte profesional, pero no nos afectó y fuimos competitivos; en Badalona en 1997 ganamos la Copa del Rey y fue el “highlight” de mi carrera y ya al final Girona y Estudiantes eran clubs muy profesionales y disfruté jugando mucho para ellos. He tenido mucha suerte”.

“Los mormones somos gente seria que intentamos trabajar fuerte y dar valor a las personas que nos dan trabajo. La familia es muy básica para nosotros y también entendemos que siempre es más importante que vaya bien el equipo a que vayamos nosotros bien individualmente”.

Creo recordar que conserva un castellano bastante decente, no solo por todo el tiempo que pasó entre nosotros, sino por los dos años que estuvo en Chile como misionero de su religión. Desde luego, visitando de puerta en puerta las casas intentando vender el llamado 'Libro del Mormón' debía dar menos miedo que cuando cogía el balón en la línea de tres puntos.