Jeff Sanders: Un jarabe como borrón

Jeff Sanders: Un jarabe como borrón
Machacando con el Estudiantes.

Javier Ortiz Pérez

Jeff Sanders fue uno de los mejores americanos llegados a España en la década de los 90, un jugador que aunaba fuerza física con grandes fundamentos en el poste bajo. Varios equipos pudieron disfrutar de él, aunque tuvo el descuido de dar positivo por efedrina (por tomar un jarabe para el resfriado) y eso ‘chafó’ una gran oportunidad en el Estudiantes, que era entonces un club muy puntero, de los cuatro mejores a nivel nacional.

Elegido en el ‘draft’ de 1989 por Chicago con un número bastante alto, el 20, su periodo en la NBA no respondió a las expectativas y apenas rebasó los ocho minutos de promedio en cuatro temporadas con Bulls, Hornets y Hawks (2,0 puntos y 1,9 rebotes). Una lástima, porque la impresión es que tenía calidad suficiente como para haber merecido más.

Lo demostró con creces en Europa, primero en el Valladolid 92-93 que, desesperado por salvarse, le incorporó después de que Atlanta le cortase. Hizo con creces su trabajo (19 puntos, 7,3 rebotes). Eso le abrió las puertas del Estudiantes, pero ocurrió el episodio del dopaje y su contrato tuvo que ser rescindido. Hasta entonces no lo estaba haciendo mal (13,7 y 7,5). El jarabe, llamado ‘Night Time Thera Flu’, se podía adquirir sin receta en Estados Unidos. No parece que hubiese mala fe. “Lo único que se le puede echar en cara es su descuido, ya que a todos los jugadores se les insiste en una reunión a principio de temporada sobre el cuidad que deben tener para no tomar ningún medicamento que no sea recetado por el club o no se comentase previamente”, dijo el médico del ‘Estu’, Andrés Soriano. Por su parte, el entrenador, Miguel Ángel Martín, también le defendió: “Una cosa es un error y otra es un señor que se dopa. Y, tras cinco meses de convivencia con Jeff, pondría la mano en el fuego a favor de él”.

Sanders se quejó en ‘Gigantes del Basket’ de la legislación española: “He sido un auténtico ingenuo. ¿Cómo podía imaginar que este tipo de controles detectasen sustancia que contienen jarabes para la tos que se compran en los supermercados para los niños? Cuando me hablaban de controles pensaba en auténticas drogas, la cocaína, la heroína, pero esto, claro es completamente diferente”. En la entrevista llegaba a contar que los médicos de los Bulls le recomendaban el jarabe de marras cuando estaba en la NBA. Cuando fue sancionado por un año tuvo que salir del Estudiantes, que luchó lo indecible por él.

Su imagen no quedó maltrecha, al contrario de lo que Sanders temía, y de hecho su sanción fue reducida a tres meses. Continuó teniendo un gran cartel, aunque no volvería a asomarse a uno de los favoritos. La campaña siguiente acudió al rescate del Salamanca (19 y 7,5), regresando a Valladolid en la 95-96 para dejar de nuevo un gran sabor de boca (16,8 y 7,9). Como se ve, un tipo muy regular, de los que, jugando bien o mal, siempre hacía sus numeritos. Apuró sus últimos años entre Turquía y la CBA.

Tras retirarse en el 2002, le teníamos un poco perdida la pista hasta que el año pasado se supo que se iba a encargar de la dirección de la sección de baloncesto de un colegio en Chicago, St. Francis de Sales. También es directivo de la asociación de ex jugadores de la NBA (NBRP).