Samuel Nadeau: Francés madridista para siempre

Samuel Nadeau: Francés madridista para siempre
En acción con el Madrid de EBA (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

Samuel Nadeau estuvo tres temporadas en el seno del Real Madrid, sobre todo en el filial de EBA, llegando a disputar tres encuentros con el primer equipo en la 2002-03. Había grandes esperanzas en él, ya que físicamente era un portento y jugaba muy alegre. Sin embargo, no triunfó y se retiró muy joven. Él mismo nos cuenta su historia. Parece un tipo muy cercano, marcado (en positivo) por aquella experiencia.

“Tenía 18 años y el Real Madrid me firmó un contrato. Eso tuvo un gran impacto en Francia, pero no en mí. Mi objetivo era la NBA desde mis primeros pasos en el baloncesto. El Real Madrid era un club de fútbol, lo cual me hacía gracia al principio. Después me di cuenta de que había fichado en el ‘Everest’ del basket europeo.

Fui el primer francés que fichó la sección en su historia. El Madrid me ayudó como ningún otro equipo en mi vida. Fue una experiencia maravillosa, pero dura al mismo tiempo. Quizás ocurrió en el momento inadecuado. Cuando estaba anteriormente en ‘high school’ en Estados Unidos era una promesa para la NBA, pero en España para los ojos de Sergio Scariolo no era lo mismo, a juzgar por sus palabras y acciones.

Creo que no tuve éxito porque el equipo no lo estaba haciendo bien y era difícil poner a jugar a un joven. La presión estaba sobre la espalda de todos. Creo que aun así tuve suerte porque conocí a mi segundo padre, Tirso Lorente (RIP), que me aportó mucho, tanto en la pista como fuera de ella. También conocí a mi ‘hermano’ Claude Makelele y me reuní con mi primo Nicolas Anelka. El club me dio todo lo que necesitaba. Aprendí un tercer idioma y cómo entrenar duro con los mejores de Europa. Viajé por el mundo descubriendo otras culturas y, lo más importante, pude ayudar a mi madre a tener una vida mejor, ya que no estaba bien de salud y necesitaba dinero.

Javier Imbroda era un gran entrenador con gran corazón que no tuvo la suerte de tener éxito. Alberto Herreros, Sasha Djordjevic, Marko Milic, Dragan Tarlac, Zan Tabak y muchos otros fueron como profesores para mí, auténticas leyendas.

Me encantó España y su cultura es fuerte y Hermosa. La comida es magnífica, la gente amable y el clima, perfecto. El Real Madrid me dio mucho, ya digo: poder creer en mis cualidades como jugador para toda la vida… No es fácil firmar allí. Solo los mejores lo consiguen, así es que todavía me siguen preguntando cómo es estar en un club que está lo alto del deporte europeo.

No tuve una carrera profesional porque nunca encajé en ese mundo. Así es que lo dejé para disfrutar mejor de la vida. Hoy estoy trabajando como profesor de educación física en un colegio de mi ciudad, Sarcelles. Es un trabajo maravilloso porque devuelvo a la gente la posibilidad de convertirme en lo que soy. A través de distintos deportes intento enseñar a crecer a los chicos como personas y tener éxito, porque el éxito es algo simple cuando sabes lo que es. Si puedes pagar las facturas y cuidar de tu familia, es que lo has tenido. No tienes que ser una súper estrella como quiere la gente para tener éxito.

También trabajé anteriormente para L’Equipe TV y tuve un programa en NBA TV llamado ‘NBA Hebdo’ durante un año. De todos modos, el Real Madrid estará siempre en mi corazón. Me gustaría dar las gracias al club por lo que hizo por mí y poder tener esa gran aventura. Real Madrid para siempre”.