Stanley Jackson: El 'dunker' que comparte techo con Ricky Rubio

Stanley Jackson: El 'dunker' que comparte techo con Ricky Rubio
Puede que sea un efecto óptico, pero ojo con el salto que tenía el tipo (El Periódico de Catalunya).

Javier Ortiz Pérez

"Le veo a menudo. Somos muy afortunados por tenerle aquí. Será una súper estrella". Lo dice uno de los mejores matadores de la historia de la ACB, Stanley Jackson, sobre Ricky Rubio. No llegaron a coincidir en las pistas españolas, pero ahora ambos trabajan para el mismo club, los Minnesota Timberwolves. Jackson, un tipo que ha trasladado la jovialidad y espíritu lúdico que tenía sobre el parquet a las oficinas (está en el departamento de marketing y ventas desde el 2007), guarda estupendos recuerdos de su tiempo entre nosotros.

"El momento más fuerte de aquellos años fue la derrota en la final de la Copa del Rey con el Cáceres en León, en 1997, y cuando volvimos a la ciudad hubo un gran recibimiento de miles de personas en la plaza del ayuntamiento". Efectivamente, el extremeño fue el primero de sus dos equipos españoles, al que llegó mediada la campaña 95-96 en sustitución de Chris Smith. Renovó, ganó el concurso de mates del All Star --disputado en Cáceres--, atormentó a Sasha Djordjevic en aquella semifinal copera, perdió la final ante el Joventut tras desperdiciar 17 puntos de ventaja y luego tuvo otra temporada decente, esta vez en el Caja San Fernando.

Enjunto y fibroso, era un escolta más bien bajito (1,91 oficial) que también podía subir el balón ocasionalmente. Aparte de la impresionante capacidad de salto que le facultaba para hacer brutales mates, era también un aplicadísimo especialista defensivo, muy listo para meter la mano y robar la bola (en eso se parecía a Ricky). Además, se defendía con el tiro a media distancia, saliendo de bloqueo.

13 puntos, 3,7 rebotes, 3,1 asistencias y 2,3 robos en 29 minutos (69 partidos). Es significativo que aportase tanto en tantas facetas del juego.

Antes de llegar aquí había tenido una oportunidad en los propios Wolves (17 partidos, con solo 2,2 puntos en 5,7 minutos en la 93-94) En Europa, donde fundamentalmente resultó importante fue en Francia, donde pasó los últimos siete años de su carrera entre Dijon, Chalon (llegó a ganar una Copa Saporta) y Strasbourg. Creo que incluso llegó a obtener el pasaporte galo. Se retiró con 36 años, en el 2006.

Pero mejor yo me callo. Que hable él, que me ha escrito un gran mail con sus vivencias. Explorando algunos tópicos, eso sí. "Aparte de aquello de la Copa, uno de los mejores momentos de mi carrera fue ganar el concurso de mates. También recuerdo los más duros entrenamientos con Manolo Flores. Mi vida en España era estupenda. Recuerdo la paella y un vino muy bueno. Todavía hoy bebo Marqués de Cáceres a veces y pienso en mi tiempo en España. Mientras que estaba en Sevilla, también me quedo con la vida nocturna y sus fiestas, y cómo fui por primera vez a una corrida de toros (matador). El baloncesto fue grande, pero lo que más valoro ahora que soy más viejo es la gente que conocí y la cultura que experimenté viviendo allí. Por ejemplo, si un buen amigo va a viajar a Barcelona y a otras ciudades, puedo hablarle de Antoni Gaudí, de los parques que visité, de los grandes monumentos".

¿Y Ricky, qué más nos cuenta? A juzgar por cómo habla de él, todo eso que se cuenta de que allí están como locos con el chico de El Masnou es 100% verdad. "Posee carisma y no le tiene miedo a ningún jugador de la NBA. Solamente quiere ganar y su espíritu es contagioso a los aficionados y a los otros jugadores del equipo. Le queremos mucho porque es muy cercano a los fans", relata.

Gran amante de los perros, Jackson también es voluntario en distintas causas sociales con organizaciones humanitarias, con las que está muy vinculado en su tiempo libre.

No fue el concurso que ganó, pero os dejo con este vídeo con sus mates para que os hagáis una idea si no le visteis jugar.

http://www.youtube.com/watch?v=xlF-cHkArQw