José Manuel Bermudo: Un sevillano referente en Andorra

José Manuel Bermudo: Un sevillano referente en Andorra
Cogiendo un rebote en la temporada del ascenso a la ACB (91-92).

Javier Ortiz Pérez

En Andorra vuelve a gustar, y mucho, el baloncesto. No hay que olvidar que durante cuatro años, desde el 92 al 96, el equipo del Principado estuvo en ACB casi siempre a buen nivel. Ahora, tras el ascenso de hace unos meses, el club ha regresado al menos a LEB Oro, que ya es un buen nivel. Alguien que une ambas épocas es José Manuel Bermudo, que curiosamente es de Sevilla. Os cuento.

Bermudo, aunque andaluz, culminó su formación el Joventut. En 1989, con 20 años, firmó por el entonces Festina Andorra, donde fue titular los siguientes años en Primera. Era un '3' alto (2,01) que también podía jugar como '4' abierto. No tenía mala mano. En el ascenso a la ACB de 1992 colaboró bastante, aunque más en un trabajo sordo porque las estrellas de aquella plantilla eran José María Margall y Ray Smith.

La siguiente, la 92-93, fue la única campaña de su carrera en la ACB. Solamente jugó 12 partidos, 92 minutos. Parece que Edu Torres le perdió la fe que le tenía antes. "El recuerdo es agridulce. Aunque empecé la liga como titular en los tres primeros partidos, desgraciadamente no tuve continuidad y pasé más tiempo en el banquillo que en el parquet", recuerda. Desde luego, se queda mucho más con el momento del ascenso. "Fue el primero en mi carrera y el más especial y para el deporte del país fue un salto espectacular", añade.

Durante la década de los 90 se hizo habitual de los equipos de Primera, EBA o LEB, como se quisiese denominar la segunda categoría. Se retiró en la 99-2000 y se fue a vivir a Andorra. Ahora es cuando viene la conexión con el actual buen momento del basket andorrano. "Encontré trabajo como técnico informático y a la vez me incorpore, como una manera de mantenerme en forma, al primer equipo del Basquet Club Andorra que desgraciadamente se encontraba jugando en Copa Catalunya. En este periodo de tiempo conseguimos ascender a la Liga EBA y posteriormente a la LEB Bronce, momento en que decido dejar de jugar por la imposibilidad de compaginar familia, trabajo y baloncesto", cuenta.

En el 2011 se quedó sin trabajo, porque a Andorra también llega la crisis. Y el club decidió ofrecerle el puesto de delegado del equipo de LEB Plata ocupando el de todo un clásico como Jordi Clua. Rodeado de otros ex-ACB (Joan Peñarroya como entrenador y Francesc Solana en la dirección deportiva), el Andorra logró subir en mayo. Ahora, Bermudo continuará como delegado en la aventura.