Berni Hernández: El base subestimado

Berni Hernández: El base subestimado
En Alicante, su 'segundo equipo'.

Javier Ortiz Pérez

Creo, así de claro, que durante muchas temporadas el baloncesto ACB estuvo cometiendo una cierta injusticia con Berni Hernández. Y me voy a explicar.

No es que a Berni le faltase nunca trabajo. En absoluto. Se mantuvo con absoluta solvencia en la élite nacional, casi siempre ocupando el puesto de titular en sus equipos, que fueron muy pocos para una trayectoria tan larga. Nacido en Las Palmas, tuvo la satisfacción de ser el gran timón del equipo de su ciudad, el Gran Canaria, durante siete campañas consecutivas.

Allí se mostró como un jugador muy solvente, un director de juego serio al máximo y de una capacidad física envidiable. Eran los 90 y entonces no resultaba tan frecuente como ahora un base de 1,90 con esa potencia para superar a los contrarios y, en el otro aro, anularlos. Pero nunca entró en el 'radar' de la selección española (y eso que no era una época especialmente lúcida en esa posición) ni tampoco en el de los 'grandes'. Yo creo que lo hubiese merecido. Otros de sus características (Nacho Rodríguez, Salva Díez) sí lo consiguieron.

Quizás era una cuestión de estilo. El suyo no era nada espectacular. Pero sí demostró que también podía triunfar lejos del 'microclima' canario, en la península: seguro que enseñó mucho a José Manuel Calderón en su año de Fuenlabrada (2000-01) y luego se convirtió en un fijo en Alicante, donde estuvo cinco años (cuatro en ACB y uno en la LEB). Aquí podéis leer una interesante entrevista-perfil suyo en Canarias 7. Lo mejor que cuenta ahí es que empezó como futbolista en la Unión Deportiva Las Palmas.

No he conseguido saber exactamente a qué se dedica ahora, pero por lo que leo juega muy bien al pádel.