John Williams: Ese orondo encantador

John Williams: Ese orondo encantador
Cuando las comparaciones...

Javier Ortiz Pérez

Qué buen recuerdo dejó John Williams en su paso por España. Si digo "John Williams" quizás no caigáis. Pero si digo "aquel gordito de la NBA que tenía tanta clase y que jugó en Granada, Manresa, sobre todo Valladolid y un poquito Alicante", quizás caigáis. Mirad la foto y seguro que sabéis quién es.

Williams. Vaya calidad. Quizás, seguro, uno de los mejores americanos venidos nunca a la ACB. Y quizás también uno de los de mayor peso. Una cosa por la otra. Tuvo temporadas muy buenas en su país: jugó una Final Four de la NCAA con Lousiana State y algún año con los entonces Washington Bullets promedió 18 puntos y 8 rebotes... Era un '4' con muy buenos movimientos de espaldas a canasta y que generaba mucho juego.

No siempre estuvo tan 'trullo' como se vio aquí. Precisamente ese sobrepeso le acabó cerrando las puertas de la NBA después de ocho años (cinco en Washington, dos en Clippers y uno en Indiana) y, tras formar parte de una gira de exhibición de un equipo montado por Magic Johnson, se vino a España siempre pensando que sería una transición para regresar. Nunca fue así. Se dijo de él durante todo ese tiempo que necesitaba jugar algún partido más en la NBA (totalizó 448) para obtener una pensión mejor. Pero ya digo que no llegó a conseguirlo.

Entre nosotros nunca estuvo en forma, o al menos no lució un cuerpo digno de un deportista, pero aún así le bastaba para hacer muy buenas campañas, sobre todo en Granada y Valladolid. Con ese inmenso corpachón se hacía hueco en la zona y anotaba de la forma más inesperada. Defensivamente, había que cogerle por rapidez. Un 'crack' también fuera de la pista. Varios de sus compañeros hablan muy bien de él, siempre dispuesto a integrarse.

Su último partido lo jugó aquí, con 38 años, en Huelva (LEB), aportando muy poco ya. Desconozco dónde anda. Con ese nombre se hace muy difícil 'googlearle'.