Harold Pressley: Aquel salto de calidad silencioso

Harold Pressley: Aquel salto de calidad silencioso
Elevándose en su primera liga en Badalona.

Javier Ortiz Pérez

¿Os imagináis al Joventut volviendo a ganar la ACB? La última vez fue a principios de los 90, cuando una importante inversión y el cambio de pabellón permitió unir al núcleo badalonés habitual (los Jofresa y Villacampa) a una serie de jugadores 'first class' que permitieron primero ganar dos ACBs consecutivas (90-91 y 91-92) y después la Euroliga (92-93). Entre estas adiciones (Ferrán Martínez, Corny Thompson, la nacionalización de Mike Smith) estaba Harold Pressley, un jugador de buen prestigio en la NCAA (campeón con Vilanova en 1985) y NBA (cuatro temporadas tras ser 17 del 'draft') que, sin embargo tenía un estilo, digamos, silencioso. 16,2 puntos por partido en sus cuatro años en España son un buen aval.

Pressley dio mucha calidad y diversidad a la posición de '3' de la Penya, en la que José María Margall empezaba a notar los años. Tenía una velocidad envidiable, un cuerpo diseñado para el contraataque, y además no poseía mala mano desde el exterior. En los dos primeros años fue fundamental para conseguir el 'santo grial' de la liga, pero en el tercero acusó demasiado las lesiones y no llegó a participar en el histórico título continental conseguido con el famoso triple de su 'socio' Corny Thompson.

Tenía mucha clase y una personalidad especial, cuentan. No recordaba algo que recoge su página en acb.com: durante un tiempo dirigió en Radio Ciutat de Badalona un programa llamado 'Two hours of funk' con el apodo de MC Summertime Pressley.

Tras un tiempo en Francia, tuvo una segunda etapa ACB en la 94-95 con el León, pero no llegó a acabar la campaña por lesión de nuevo. Entonces se retiró y este tiempo ha estado metido en distintas cuestiones en Estados Unidos, desde un concesionario de coches a colaborar con su único equipo de la NBA, los Sacramento Kings, como director de desarrollo de jugadores, pasando por asesorar a jóvenes valores en el UC Davis Mind Institute.