Iván Pardo: Alma verdinegra y un fijo en Huesca

Iván Pardo: Alma verdinegra y un fijo en Huesca
Con el Huesca (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

¿Es la del Joventut la cantera que más jugadores ha dado a la ACB? Quizás. A veces hasta se dan casos tan curiosos como el de Iván Pardo, un jugador que, tras formarse en Badalona, desarrolló una buena carrera en la máxima categoría sin llegar a debutar como verdinegro.

Pardo siempre ha cargado con esa clásica cruz de ser el 'hermano menos bueno' de los dos. Jordi Pardo, que sí estuvo en el Joventut además de en otros equipos, fue en su momento uno de los mejores anotadores de la ACB. Ya hablaremos de él algún día. Iván también era un jugador notable, aunque no jugaba de escolta-alero, sino que era más bien un base que podía ayudar a la posición de '2' ocasionalmente.

Le recuerdo bastante rápido y con chispa. Desarrolló la parte principal de su carrera en Huesca, en los años crepusculares de la franquicia aragonesa en la ACB. Siempre jugó bastantes minutos y era querido por la hinchada. También estuvo en Fuenlabrada y, posteriormente, no le importó coger la maleta y plantarse en la liga portuguesa para ayudar en el Oliveirense. La LEB también la pisó (Melilla y Los Barrios), así como la EBA, ya de regreso a Cataluña.

Muy relacionado ahora con los ordenadores, no ha sido difícil encontrarle en Facebook para hablar de su presente. "La verdad es que no me puedo quejar... Como casi todos con 40 años... Casado y padre de dos niños y con trabajo que eso hoy ya es mucho. Trabajo de responsable informático de una empresa de Cosmética desde hace 10 años... Sigo manteniendo contacto con muchos jugadores ya que de vez en cuando juego partidos con los veteranos de la Penya... y también organizamos algún que otro partido de padel".