Rodney Elliott: ‘4’ abierto secundario

Rodney Elliott: ‘4’ abierto secundario
En acción.

Javier Ortiz Pérez

A Rodney Elliott lo tuvimos poquito en la actualmente denominada Liga Endesa (cuatro partidos en el Manresa 2004-05) y algo más en LEB (12 en el Fuenlabrada aquella misma campaña y 14 en el Tenerife 2006-07). El recuerdo no es especialmente bueno ni malo. Uno más, podría pensarse, y no se estaría muy equivocado. Pero cada historia tiene sus peculiaridades.

“La española ha sido la liga más fuerte en la que he jugado ahora”, recuerda. Era un ‘4’ al que le gustaba abrirse para tirar de fuera y que podía ayudar también como ‘3’. Se mostró correcto como jugador de equipo, aunque por números no brillase mucho. Seguramente tampoco cayó en sitios donde se necesitase mucho su protagonismo ofensivo. En Manresa sustituyó al lesionado Harper Williams y promedió 9,5 puntos. Después de acabar ese contrato temporal (dos victorias y dos derrotas, dicho sea de paso), se incorporó a un fortísimo ‘Fuenla’ que terminaría subiendo y en el que ya había muchos anotadores (él alcanzó los 8,6). En línea similar estuvo dos años después en Tenerife (10,4), ayudando bastante en el rebote (7,1). Allí el ‘inconveniente’ para poder lanzar más tiros fue la presencia de Antwain Barbour, que ya se sabe que absorbía mucho juego.

España, adonde llegó ya con 29 años, fue solo un pequeño escalón en una clásica carrera de ‘trotamundos’ que incluyó estancias en Puerto Rico, Francia, Italia, Croacia, Turquía, Australia y Argentina, donde está registrado su último club, Boca Juniors, en el 2011.

“Tenía buen tiro y gané en todos los equipos en los que estuve“, destaca ahora desde su ciudad natal, Baltimore (sí, la de ‘The wire’), donde es entrenador en el Mount Zion Prep School. “Disfruto ayudando a chicos a alcanzar su sueño de jugar al baloncesto en la universidad y posiblemente ser profesionales”, añade.

Según cuenta, entre sus actividades en Mount Zion está la posibilidad de trabajar con jóvenes extranjeros y lanza la invitación a los españoles con cualidades que estén interesados. “Podemos prepararlos para acceder a la universidad si quieren”, aventura.

Otro dato interesante es que Rodney tiene un hijo del mismo nombre que apunta buenas cosas la universidad UMBC, en Maryland. Por lo que parece, es más bien un jugador exterior. Sí posee un gran parecido físico con su padre.