Javier Lorente: Tirso como referente

Javier Lorente: Tirso como referente
En su época como jugador.

Javier Ortiz Pérez

La entrada de hoy debe servir como reconocimiento a Javier Lorente, base del basket madrileño en los 80, pero también a su hermano Tirso, un técnico muy relevante (aunque quizás no lo suficientemente elogiado) que falleció en el 2012. Vamos a ver qué nos cuenta Javi (9 partidos con el Collado Villalba de la 87-88).

“Realmente no considero que tuviera una época de jugador profesional. Yo era un jugador aficionado que en los últimos años tuve suerte de ganar algo de dinero con el baloncesto. Yo jugué al baloncesto porque me lo pasaba bien y desde que me inicié en minibasket en el colegio y hasta prácticamente los últimos años que jugué en categorías senior no se cobraba. En mi etapa de jugador senior, en Primera B, se jugaba únicamente por afición y sólo en los últimos tres o cuatro años se llegó a pagar realmente.

En cualquier caso tengo muchos buenos recuerdos. El principal es que la mayoría de mis mejores amigos están vinculados con el baloncesto y son amistades que han pervivido en el tiempo. Los primeros recuerdos vienen del Colegio Sagrados Corazones donde tuve la suerte de vivir una etapa en la que el deporte en general y el baloncesto en particular eran muy importantes. De hecho el colegio tenía cuando yo me inicié antes de minibasket, un equipo senior llamado "Alas" que jugaba en Segunda División Nacional (el equivalente a la LEB actual). Recuerdo ver a jugadores como Fernando Anda, Puga, Juan Carlos López Rodríguez y mi propio hermano Tirso, quien me entrenó durante muchos años que fueron el principal motivo por el que muchos nos aficionáramos en el colegio al baloncesto. Una mención especial para Tirso, que me formó como jugador y como persona y de quien guardo un recuerdo imborrable.

Otro recuerdo agradable fue el primer año que jugamos en minibasket en el que quedamos campeones de Madrid por encima de equipos como Estudiantes, San Viator, Santa María del Pilar (creo que sólo perdimos un partido) precisamente en el campo de estos últimos.

Otro recuerdo que me viene a la cabeza fue la primera pretemporada que jugué en un equipo fuera del colegio en categoría Junior, era el Tempus, donde hicimos una pretemporada durísima que aún no sé cómo resistí. Ese año coincidí con mi amigo Pedro Fajardo con quien hace unos días recordamos estas sesiones maratonianas ya que entrenábamos con el equipo junior y senior llegando a hacer hasta 4 sesiones diarias (dos por la mañana y dos por la tarde) en esa pretemporada

Más recuerdos: ascenso en Melilla con el Dribling de segunda división a Primera B, el primer año del Atlético de Madrid en Primera B que también subimos a primera, en el que lamentablemente me lesioné y me tuvieron que operar de hernia discal (justo el mismo año que operaron de lo mismo a otro de mis grandes amigos del baloncesto Nino Morales). Finalmente otro recuerdo maravilloso fue mi primera temporada en el CajaMadrid donde jugamos una temporada excepcional y nos divertimos muchísimo. Lamentablemente no pudimos culminar la temporada con el ascenso a ACB al perder en una dura eliminatoria con el Caixa de Orense en el quinto partido tras dos prórrogas.

Jugué prácticamente toda mi vida de base y me gustaba el juego de contraataque basado en una fuerte defensa y rápidas transiciones. Era un jugador de equipo que intentaba trasladar lo que entendía era mejor para el equipo en cada momento, más al final de mi carrera ya que al principio era un poco más anárquico.

Actualmente trabajo en una empresa tecnológica de comercial”.