Jon Garavaglia: Ganándole al cáncer

Jon Garavaglia: Ganándole al cáncer
Con Michigan State

Javier Ortiz Pérez

Solamente pasó seis partidos entre nosotros, pero siempre es duro enterarte que un ex jugador ACB está peleando contra el cáncer, aunque esa lucha de momento se vaya ganando. Se trata de Jon Garavaglia, componente de la última parte de la temporada del León 1999-2000. Sus 6,7 puntos y 4,7 rebotes no pudieron contribuir a que el equipo conservase la categoría.

Había llegado gracias a su pasaporte italiano, pero Garavaglia es norteamericano. Nació en Michigan y se formó en los Spartans de Michigan State. En 1997 saltó a Europa, donde, además de en León, anduvo en Portugal, Francia, Italia y Grecia, creo que hasta el 2004. Regresó a Estados Unidos después de que su padre sufriese una enfermedad cardíaca y él tuviese que hacerse cargo del negocio familiar de jardinería y retirada de nieve.

En el 2010 se publicó que sufría la terrible enfermedad en un pulmón y que eso le había cambiado la perspectiva de la vida. En aquel entonces se contaba que había perdido mucho peso, que respiraba con dificultad, que estaba siendo sometido a un tratamiento experimental. “Cuando lo supe fue el mejor y el peor día de mi vida”, decía. Se refería a que el diagnóstico se había producido a tiempo, una cuestión obviamente clave en estos casos. Había acudido al médico porque le dolía el pecho y la cabeza.

En lo que más énfasis se hacía en que había madurado rápidamente. “No pierdo un minuto de mi vida más. Me ha dado un giro esto. He crecido hasta convertirme en un hombre en el último par de meses. No sé lo que era antes, pero sé exactamente lo que soy ahora”, explicaba.

Las previsiones (repito: 2010) eran halagüeñas porque los tumores no estaban muy desarrollados ni se habían extendido a otras partes de su cuerpo. Y parece que se han cumplido. Garavaglia sigue administrando su cuenta de Twitter con mucha frecuencia, comentando sobre todo aspectos de la actualidad del equipo de basket de Michigan State, aunque de vez en cuando hace alguna declaración inquietante: “Dejaré este mundo de pie, no de rodillas”. Se le ve fuerte y optimista y según me ha confirmado brevemente por esa vía, el cáncer está “en fase de remisión”. Hace un par de años hasta un jugó un partido de viejas glorias de la universidad.

Conocer que estaba enfermo le animó a contactar con otros ‘Spartans’. Uno de ellos, Shawn Respert, también vivió algo similar, y hasta ocho años después de superarlo, en el 2005, no se conoció que había jugado en la NBA con un cáncer de estómago. “Jon nunca ha sido una persona débil”, dijo Respert a Lansing State Journal. “Siempre ha sido un hombre que poseía talento y habilidad natural, ingredientes para superar algo como esto. No solo va a superarlo y deshacerse de este cáncer,sino que también va a crear buenos hábitos de trabajo en el proceso”, añadía.