Tony White: Genes anotadores

Tony White: Genes anotadores
Con el Forum Valladolid.

Javier Ortiz Pérez

Paco García, que ahora entrena en Brasil, debió sentirse muy mayor cuando el año pasado fichó para su equipo, el Mogi das Cruzes, a Tony White. ¿Por qué? Porque su padre, del mismo nombre, ya fue pupilo suyo a mediados de los 90 cuando dirigía al Forum Valladolid.

Tony White padre fue, sobre todo, un anotador compulsivo, uno de esos jugadores con tamaño de base (1,90 ‘raspado’) a los que es mejor, sin embargo, situar de escoltas, porque son más finalizadores de creadores. En España estuvo muy bien en Pucela, superando los 21 puntos de promedio en la 96-97 y 97-98 (líder en la liga), y bastante mal en Manresa cinco años después. El equipo catalán le fichó en sustitución de Nate Higgs buscando un revulsivo en la lucha por la permanencia, pero White, que ya tenía 36 años, se quedó en 13,1 puntos y el equipo bajó. La retirada fue el siguiente paso.

Hay un buen artículo en Solobasket en el que cuenta la historia de White junior. Un detalle muy bueno que se da es que el chico, con diez años, correteaba por el Pabellón Pisuerga mientras su padre anotaba, anotaba y anotaba. En la Universidad de Tennessee todavía es recordado por el hecho de tener el récord de puntos en un partido, 51, en 1987. Solamente Allan Houston se le acercó en todo este tiempo con 43.

La NBA fue su gran asignatura pendiente. Elegido en segunda ronda del año de su récord por Chicago, apenas pudo jugar un puñado de partidos con Bulls, Warriors y Knicks sin ningún peso estadístico. Luego, tras tirarse hasta las zapatillas en ligas como la suiza y la belga, sí obtendría reconocimiento en Europa, sobre todo en Grecia, donde estuvo en dos ‘grandes’, AEK de Atenas y Aris de Salónica.

En la ACB, su tope fueron 44 en una tremenda victoria en la cancha del Tau: 9/15 en tiros de dos, 3/8 en triples y 17/18 en tiros libres. ” Era un anotador compulsivo, un ‘combo’ que aportaba muchas cosas en la pista”, escribe Paco García.

Cuando se retiró, se marchó a vivir a Knoxville (Tennessee) y trabaja en una empresa de seguridad en Oak Ridge. Sin embargo, últimamente ha tenido algún problema con la ley que parece que no ha ido a mayores: en el 2012 fue arrestado por asalto doméstico.

Por cierto, a White junior, que a sus 25 años ya ha conocido un montón de ligas, no le fue muy allá en Brasil (4,5 puntos en 9,8 minutos) y desde finales del 2013 ya no es entrenado por García. Más bajito que su padre (1,83), tiene fama también de ver el aro como una piscina, pero de momento le está faltando la suficiente solidez en los equipos por los que va pasando.