Denis Marconato: 38 años y vuelve a la Serie A

Denis Marconato: 38 años y vuelve a la Serie A
En el Barcelona del 2005 al 2008.

Javier Ortiz Pérez

Aquí normalmente solo salen ex jugadores, pero de vez en cuando nos saltamos la norma cuando la historia merece la pena. Y la de Denis Marconato es buena. Con 38 años acaba de volver a la Serie A, que no es precisamente una competición de poco nivel. El histórico pívot italiano cubrirá la baja del lesionado Marco Cusin en otro histórico como el Pallacanestro Cantú.

Excelente ocasión para recordar pues su larga trayectoria, que tuvo en España un capítulo muy importante. Si desde 1992 al 2005 formó parte de la Benetton de Treviso y las vio de todos los colores (sobre todo, el verde), luego encadenó tres temporadas en el Barcelona y media en el Gipuzkoa Basket. Resistiéndose a la retirada como varios de sus compañeros de generación (Vincenzo Esposito, por poner un ejemplo, sigue en liza con 44 años), ha seguido jugando en varios equipos italianos, entre ellos el Siena (doblete en el 2010) y un Cantú que ahora ha vuelto a reclamarle.

No era un estilista. Su trabajo siempre ha sido muy apreciado por los entrenadores. Con 2,11 estaba bastante coordinado y tenía algún que otro recurso ofensivo, pero sobre todo poseía un gran instinto competitivo que ayudó a los azulgranas a ganar una Copa del Rey. Totalizó 160 partidos ligueros en España con 6,2 puntos y 4,2 rebotes en 20 minutos. Reseñable también en cuanto a números ese 60% en tiros de dos puntos. No hacía tonterías con el balón en las manos.

Anteriormente había tenido sus momentos de gloria: puede presumir de haber ganado las tres medallas en el Europeo (oro en Francia-99, plata en España-97 y bronce en Suecia-2003) y ser subcampeón olímpico en Atenas-2004.

Esta campaña la había iniciado en blanco, incorporándose a su amado Treviso (ahora de capa caída) en diciembre. Sin embargo, una cláusula le permitía salir en el caso de tener una oferta de la Serie A. Dicho y hecho. “Después de jugar en Venezia la temporada pasada no esperaba nada. Mi deseo,obviamente, era jugar en la Serie A, pero una Legadue Gold o Legadue Silver también la habría aceptado con gusto. Lo importante es estar siempre motivado y tener el estímulo para continuar (…) La llamada de Cantú ha sido una sorpresa y espero devolver la confianza que el club ha puesto en mí”, ha contado en esta entrevista.

También le preguntan ahí si piensa en un futuro en los banquillos. “A veces –responde--, pero después me doy cuenta de que si ya es estresante lo de ser jugador, imagina ser entrenador”. Se cuenta ahí que estuvo cerca de jugar en la NBA, haciendo la liga de verano con los Washington Wizards. “No creo que me hubiese ido bien”, reconoce.

En julio hará 39 años. No sería raro que durante bastante más tiempo no cumpla la premisa principal para salir aquí: retirarse. Pero con este tipo de jugadores siempre hay un motivo para saltarse las ideas preconcebidas.