Fede Ramiro: El abogado altruista

Fede Ramiro: El abogado altruista
Cajamadrid, del 85 al 87.

Javier Ortiz Pérez

Un base excepcional seguramente no muy reconocido. Fede Ramiro disputó 16 de sus 17 temporadas como profesional en la máxima categoría dejando siempre-siempre-siempre la impresión de director de juego generoso al máximo, buen compañero y hombre comprometido. Quizás mereció más de esas cinco internacionalidades absolutas que hay en su currículum, pero estas cosas pasan. 380 partidos ACB y 7,6 puntos y 3,3 asistencias (qué mal se contabilizaban antes) como promedios en 33 minutos. Con 34 años acabó en el Baloncesto Salamanca, al que guió en sus dos únicas campañas en ACB. Alejado del baloncesto, trabaja como abogado en Madrid con GV Asesores y nos desgrana él mismo su trayectoria.

La vida como jugador. “Pienso que tuve mucha suerte y que soy un privilegiado por haber podido disfrutar del baloncesto durante muchos años. También me queda una cierta sensación de que podría haber sido mejor jugador de lo que fui, aunque estoy orgulloso de lo hecho”.

Inicios blancos. “Comencé en la cantera del Real Madrid. Como internacional juvenil con Fernando Martín, Andrés Jiménez, José Luis Subías… Ganamos la medalla de bronce del europeo de Damasco en 1979 y en el torneo de Mannheim quedamos segundos y fui elegido mejor jugador. En el Real Madrid era el junior que iba con el primer equipo y recuerdo la Copa de Europa de Berlín contra el Maccabi Tel Aviv en el año 1980. Al coincidir con dos fenómenos en mi puesto de base como eran Corbalán y José Luis Llorente, al pasar a edad senior tuve que salir de mi equipo y de mi ciudad”.

Carrera movida. “Mis mejores recuerdos son para el OAR de Ferrol a donde estuve 4 años cuando salí de Madrid y donde jugué con el gran Nate Davis, y para el Caja de Ronda de Málaga, que fue el equipo donde mejor jugué y donde llegué a ser internacional absoluto con Antonio Díaz Miguel. En Málaga, con Mario Pesquera de entrenador, coincidí con jugadores como Rafa Vecina, Joe Arlauckas, Ricky Brown y Mike Smith entre otros. En el Fórum Valladolid coincidí con Sabonis, que es el mejor jugador que he tenido como compañero y con Oscar Schmidt Bezerra, el mejor tirador que he visto”.

La temporada de los 40,3 minutos de media. “He estado en muchos equipos y siempre he tenido la suerte de jugar muchos minutos y de ser importante. Incluso hubo un año en el Caja de Ronda que la media de minutos fue superior a los 40 minutos ya que esa temporada jugamos varios partidos con prórroga y yo jugaba casi siempre. Hoy en día por la forma en que se juega esto sería imposible”.

La parte negativa. “Los peores recuerdo son haber vivido un descenso de categoría con el Cajamadrid y la lesión en mi etapa en Valladolid, cuando Audie Norris me cayó encima y me destrozó la rodilla”.

El trabajo actual. “Soy abogado especializado en el asesoramiento fiscal de sociedades y personas físicas. Intentamos ayudar en este tema de los impuestos que no resulta fácil para la mayoría de la gente. Este es un campo del Derecho en el que hay que estar muy al día por la cantidad de cambios que se van produciendo. Y aunque me gusta, no hay comparación posible con la etapa de profesional del baloncesto. Lo que hago ahora es simplemente un trabajo, un medio de ganarte la vida, pero mucho menos apasionante. Siempre tuve claro que debía compaginar estudios y deporte y aunque a veces no era fácil, pude acabar la carrera”.