Paco Solé: La polivalencia, al habla

Paco Solé: La polivalencia, al habla
En acción con Canarias.

Javier Ortiz Pérez

Paco Solé fue un polivalente jugador de finales de los 70 y toda la década de los 80 que se movió bastante entre la primera y la segunda categoría. Totalizó 58 partidos ACB en cuatro temporadas con cuatro equipos distintos (Huesca, Español, Canarias y Bilbao), aportando 5,2 puntos en 15 minutos en pista, aunque anteriormente había debutado en la Liga Nacional (la máxima competición anterior a 1983), que como suelo recordar no se conservan estadísticas. De él ya tuvimos referencia aquí cuando Jordi Dardé contó que Paco había sido su ‘descubridor’. Pero, como suelo decir, mejor que sea él quien nos cuente su historia y su presente.

“Mis recuerdos… Empiezan con ese niño nacido en una familia trabajadora de Hospitalet, que gracias al baloncesto, y no sin esfuerzo, logra ir creciendo tanto deportivamente como personalmente. Lo hice gracias a magníficos entrenadores de formación como Miquel Nolis, Jaume Berenguer y Nino Buscató, sin olvidar lo que me costó llegar a la selección nacional juvenil entrenada por Aito Garcia Reneses y Juanpi Pinedo.

Con posterioridad recuerdo los triunfos colectivos obtenidos como la Copa del Rey con el Barça, la Copa Korac con el Joventut, dos campeonatos de Primera B con Hospitalet y Canarias, dos participaciones en sendas Copas del Rey con Canarias... Y a título personal, la satisfacción de haber hecho lo que más me gusta en la vida, haber aprendido de todos los entrenadores y poder compartir vestuario con grandes amigos con los que todavía hoy, gracias a las redes sociales, mantenemos contacto. Como todo en la vida también hay momentos, situaciones, personas que prefieres no recordar, pero por suerte son las menos.

Definirme como jugador es algo complicado, pero espero explicarlo lo mejor posible. Cuando regresé de la selección juvenil tuve claro que si seguía jugando de pívot mi futuro en este deporte era escaso, ya que en ese momento ya había jugadores de mi edad que superaban los 2,05 y que tenían 10 o 15 kilos más.

Tras un primer año de junior combinando posiciones de ‘4’ y ‘3’, fue en el segundo año con Nino Buscató con el que, realizando entrenamientos específicos, pasé a jugar más minutos de alero alto, lo que me permitió en los años siguientes convertirme en un jugador apreciado por la posibilidad de compatibilizar casi todas las posiciones, exceptuando la de base.

Sobre mi vida actual, después de muchos años en puestos de responsabilidad en el sector inmobiliario y de la consultoría, acabo de iniciar un nuevo proyecto en el sector de material deportivo con la empresa Sportfinance, licenciataria de marcas de primer nivel como Kappa, Sergio Tacchini, NY Yankis. Desarrollo funciones de ‘account manager’. Todos los clubs que queráis contactar conmigo seréis perfectamente asesorados por mí personalmente o por mi equipo de excelentes profesionales”.