José Luis Subías: Minuciosa autobiografía

José Luis Subías: Minuciosa autobiografía
Con el Claret de Las Palmas.

Javier Ortiz Pérez

“Nunca he sabido resumir”. José Luis Subías me soltó esto cuando le pedí que me escribiese unas impresiones sobre su carrera profesional. Así es que hizo unas 1.500 palabras, cuando normalmente en este espacio salen reseñas de 500 a 700. He extractado un poquito, pero allá va, casi íntegro (el doble de la extensión habitual) porque merece la pena, es muy cercano.

“Fueron unos años muy intensos y en mi caso con mucho movimiento de clubes, por lo que hay mucha información que me ha venido a la cabeza. Probablemente se pueda destacar de mí el que fui uno de los pioneros en salir de casa a buscarme la vida como profesional. A los 18 años ya me planté en Tenerife cedido por el Barcelona. En aquella época no era tan fácil ver a jugadores jugando tan lejos de casa, como lo es ahora. Entre mis virtudes, creo que básicamente fui un jugador ofensivo y anotador. Era lo que se esperaba de mí. Según opiniones ajenas era lo que se denomina un buen tirador. Creo que además tenía una buena visión y comprensión del juego, y que como pasador era bastante aceptable. Por el contrario la defensa fue mi talón de Aquiles, aunque con el paso de los años creo que la fui mejorando, debido a que también debía adaptarme cada vez a las circunstancias que tenían los equipos que me fichaban.

Empecé a los 7 años en el colegio de los Jesuitas Sant Pere Claver de Barcelona en las categorías benjamín y alevín, pasé posteriormente por el Centre Parroquial del Roser de Barcelona en categoría infantil (club que con gran mérito consiguió en la temporada 2004-05 llegar a jugar la Liga EBA), y de ahí con todavía 12 años, ya di el salto al Juvenil B del Barcelona, donde permanecí hasta los 17 años jugando tres temporadas como juvenil en las que conseguimos 2 campeonatos de España, y dos temporadas como junior logrando también un campeonato de España. Siendo todavía junior de último año, la temporada 1980-81 fui cedido al Real Club Náutico de Tenerife que acababa de conseguir el retorno a la 1ª División Nacional (que en los siguientes años se convirtió en la ACB), iniciando mi vida profesional en este deporte que duró hasta la temporada 1992-93, en la que formé parte del Caja Cantabria de la entonces 1ª División B. En este espacio de años pasé por los siguientes equipos: Tenerife (80-81); Granollers (81-82), Tenerife (82-83), Hospitalet (83-84), Claret de Las Palmas (84-87), Murcia (87-88), Obradoiro (88-89), Manresa (89-90), Cartagena (90-91), Monzón (91-92) y Caja Cantabria (92-93).

Con la perspectiva del tiempo creo que fui un privilegiado, ya que haciendo lo que más me gustaba que era jugar al baloncesto pude viajar por todo el país y vivir en diferentes ciudades en las que siempre me sentí muy cómodo y a las que intento volver siempre que puedo; pero por encima de todo lo que más valoro de aquellos años fue la posibilidad de conocer y compartir equipos y experiencias vitales con todos los jugadores y entrenadores con los que trabajé. Entrenadores como Alberto Tadeo, Miquel Nolis, Jaume Berenguer, Ninu Buscató (todos ellos en las categorías inferiores del Barcelona), Aito García Reneses e Ignacio Pinedo (en las selecciones nacionales juvenil y junior), y posteriormente José Felipe Coello, Jesús Codina, José Carlos Hernández Rizo, Guifré Gol, Pepe Clavijo, Joaquín Costa, Julio Bernáldez, Flor Meléndez, Joaquín Brizuela, Guillermo Uguet y Pedro Zorrozúa; todos ellos me aportaron muchas cosas a nivel personal y profesional y les estoy muy agradecido.

Como recuerdos bonitos a nivel deportivo, hay muchos, pero tal vez resaltar:

--Los 3 Campeonatos de España de categorías inferiores con el Barcelona.

--La medalla de plata del Torneo de Manheim en abril del año 1979; el bronce en el Europeo de Damasco de 1979, conseguidas con la selección nacional juvenil; y mi participación en la selección nacional junior en el Europeo de Celje en el año 1980 (4º puesto); en las que coincidí con gente como Fernando Martín, Andrés Jiménez, Fede Ramiro, Juanmi y Pepe Alonso, Chinche Lafuente, José Antonio Orbea, Jordi Freixanet, Paco Dosaula, Josep Maria Vilardell, Carlos Farfán, Félix de Pablo, Jorge Ozcáriz, Eduardo Lada, Alfons Oleart, Pepe Palacios, Jordi Puig, Miquel Pou, Luis Carlos Martín, Joan Pagés…en fin, todo un lujo.

--La Copa del Rey ganada en El Ferrol en el año 1980 con el Barcelona. Mi aportación como junior fue muy poca, pero me hizo mucha ilusión formar parte de aquel grupo en el que estaban algunos de los jugadores que en los siguientes años harían grande al baloncesto español. Gente como Nacho Solozábal, Epi, Pedro Ansa, Chicho Sibilio, Manolo Flores, Juanito de la Cruz, Gregorio Estrada, Bob Gullette. También formaron parte de aquel equipo juniors como Jordi Homs, Carlos Farfán y Joan Pagés.

--Mi paso por el baloncesto canario con dos temporadas en el Real Club Náutico de Tenerife y tres temporadas en el Club Baloncesto Claret de Las Palmas (actual CB Gran Canaria), en las que compartí equipo en Tenerife con gente como: Jordi Ribas, Ramón Barrera, Joserra Lete, Berto Cejas, Eduardo Aciego, José Carlos Cabrera, Matías Marrero, Pedro Ramos, Pedro Febles, Luis José López Abellán, Mat White, Paco Garza, Lauro Mulá, Rubén Rodríguez, Pablo Sancha, Miquel Tarín, Gerardo Rubio, Luis Varela, Luis Macía, Pablo de Sola…; y en Las Palmas con: Nacho Pinedo, Patas Beltrán, Toño García, Eduardo Polo, Joaquín Ruiz Lorente, Berdi Pérez, Paz Talán, Paco Garza, Luis Martín Sa, Angel Turégano, Antonio Maldonado, Nino Morales, Tato Abadía, Joan Pera, Greg Stewart, Willy Jones, Les Craft, Cales Pérez, Graig Shelton, Orlando Brito… De esas temporadas los mejores recuerdos son los de la primera temporada en el Real Club Náutico de Tenerife en la que conseguimos mantenernos en 1ª División Nacional en la última jornada venciendo en Tenerife a Estudiantes que fue subcampeón; y sobre todo los de la temporada 1984-85 en el Club Baloncesto Claret de Las Palmas, ya que logramos el ascenso a la Liga ACB como campeones de la 1ª División B, por primera vez en historia del baloncesto grancanario.

--Mi temporada en Murcia 1987-88. Creo que a nivel profesional conseguí mi mejor nivel de juego. Lo cierto es que José Felipe Coello (al margen de Miquel Nolis y Ninu Buscató en categorías inferiores) fue un entrenador que siempre supo sacar lo mejor de mí, tanto en el Real Club Náutico de Tenerife como en el Juver de Murcia. Lástima que el destino hiciese que no estuviésemos más temporadas juntos.

--El poder compartir cancha y vivencias con otros muchos jugadores que no he nombrado hasta ahora como: Jordi Homs, Paco Solé, Javier Lomas, Paco García, Javier Puig, José Gómez, Javier Mendiburu, Essie Hollis, Greg Bunch, Jordi Creus, Quique Spa, Miguel Angel Lete, Albert Illa, Herminio Sanepifanio, Toni Ametller, Dan Harsthorne, Ricard Figueres, Jose Angel Martín de Francisco (Morti), Alfredo Aranda, Randy Owens, Mike Willians, Russell Cross, Juan Ruiz, Germán Aparisi, Javier García, Guillermo Cejas, Javier Bujeque, Joan Peñarroya, Pep Pujolrás, Jordi Soler, Barneda, Boban Petrovic, George Gervin, Sayo Sarantic, Jordi Singla, Carlos Sánchez Pastor, Felipe García, Paco Guillén, Derek Hamilton, Kiko Montero, Miguel Angel Abarca, Félix Muñoz, Popocho Modrego, Andrés Cadahía, Valentín Baeza, Levy Midlebrooks, Roberto Moure, Manu Gómez, Luis Merino, Leto Revuelta, Fito Quintana, Jesús Lázaro, Juanma Gómez, Cherooee Rhone, Chus García, Gustavo Alonso, Nacho Revenga, Raul Respuela, Angel Corvinos, Hugo Abadías, Javier Celigüeta, Lorenzo Rivarés, Toño Marín…

--Por último también guardo un gran recuerdo de algunos presidentes y directivos, no sólo por su manera de gestionar los clubes sino por el ambiente que sabían crear alrededor de los equipos, y porque su gestión iba mucho más allá de lo propiamente deportivo; algo que en el actual baloncesto, tan profesionalizado, seguramente es más difícil de encontrar. Gente como Eduardo García Ramos (en mi primera etapa en el Real Club Náutico de Tenerife), Enrique Alfonso (también en el Real Club Náutico de Tenerife), Pepe Moriana (Club Baloncento Claret de Las Palmas), Juan Valverde (Juver Murcia), Nilo Merino y Nacho Cobo (Caja Cantabria); fueron fundamentales para el crecimiento del baloncesto en sus ciudades, por lo que me merecen un gran respeto y admiración.

En el verano de 1996 saqué el título de Entrenador Superior, y desde entonces he seguido ligado al baloncesto de forma intermitente, haciendo labores de Director Deportivo y entrenador en diferentes equipos de la provincia de Barcelona. Actualmente he iniciado con dos buenos amigos y entrenadores (Guillermo Uguet y Jordi Bargalló) un proyecto muy bonito en Monzón (Huesca) llamado MBA (Monzón Basketball Academy), que esperamos que vaya creciendo en los próximos años.

Al margen del baloncesto, me licencié en la UNED en Geografía e Historia en mis últimos años de jugador, y posteriormente hice una diplomatura en Ciencias Empresariales. Últimamente me he reincorporado al Doctorado que abandoné ya hace unos años. Laboralmente, en la actualidad, tal como se dice ahora me estoy reinventando, ya que acabo de abandonar el sector financiero en el que he trabajado en los últimos dieciséis años, los últimos siete como director de una sucursal bancaria; y estoy dedicado a la docencia (que ya la había compaginado con la banca en los últimos 12 años) y que imparto en forma de colaboración en algunas Escuelas de Negocios y Universidades privadas. También estoy involucrado en el inicio de algunos proyectos relacionados con la docencia y el turismo”.