Iván Rodríguez: Complemento canario

Iván Rodríguez: Complemento canario
Entrando a canasta con el Gran Canaria.

Javier Ortiz Pérez

Jugador ‘de equipo’ y muy representativo de la ‘escuela canaria’, Iván Rodríguez fue un escolta que hizo un papel complementario tanto en el actual Herbalife Gran Canaria como en el Tenerife. Totalizó 126 partidos ACB entre ambos conjuntos con 3,1 puntos en 11 minutos de media. Dejemos que sea él quien nos cuente su pasado y su presente.

“Me formé en las categorías inferiores del CB Canarias (actual Iberostar Tenerife) hasta llegar al primer equipo. En ese momento participaba en la llamada Primera División , lo que es hoy en día es la LEB Oro. Recuerdo que estuvimos a punto de ascender a la ACB en el último partido en casa contra el Salamanca. En nuestro equipo, entre otros, jugaba el mítico Ray Smith. Luego Fiché por el CB Tenerife y completé unas buenas temporadas hasta que el Gran Canaria se fijó en mí. Después de cuatro temporadas con ellos volví a Tenerife para consolidar un proyecto de ascenso a la ACB que al final se materializó. Duró dos años y tras varias temporadas en la LEB Oro decidí retirarme del baloncesto profesional , y recalar en el CB Santa Cruz, donde echo una mano en el primer equipo tras lograr el ascenso a Liga EBA, En este equipo me formo como entrenador de categorías inferiores.

Los recuerdos más bonitos que tengo en mi etapa como jugador profesional fueron, entre otros, vivir la experiencia de un playoff de ascenso con el CB Canarias en un Ríos Tejera donde no cabía un alma; jugar una Copa del Rey y un playoff por el título con el Gran Canaria en la ACB y ser llamado para un All Star de promesas de la liga; ganar una Copa del Príncipe siendo MVP y lograr el ascenso con el Tenerife… Realmente han sido muchos, pero sin lugar a dudas me quedo con el cariño de la gente que te vas encontrando y que rodea a este deporte.

Mi evolución como jugador ha sido como la de muchos… Buen penetrador en categorías inferiores y a medida que pasan los años te vas especializando más en el tiro, jajaja… Realmente no he sido un jugador muy talentoso ni medía dos metros. La constancia y el trabajo suplían mis carencias. Me quedaba a tirar más que el resto para mejorar y eso me permitía estar al nivel de exigencia. Una de las cosas que intentaba cada temporada era analizar qué necesitaba el entrenador en cada puesto. Si en los aleros había alguna carencia, pues trabajaba individualmente en ella para hacerme un hueco y disponer de más minutos. Según en la categoría que juegues, necesitan de ti una u otra cosa...

Actualmente soy entrenador de categorías base del Santa Cruz, un club que posee la mayor cantera del baloncesto canario con casi 500 deportistas, 22 equipos federados y 12 escuelas de baloncesto. Aparte ayudo en la empresa familiar mientras realizo cursos de administración y dirección de empresas para ponerme al día”.