Orlando Phillips: Entre Alcalá y Valencia

Orlando Phillips: Entre Alcalá y Valencia
Con el Cajamadrid (Foto: Nuevo Basket)

Javier Ortiz Pérez

Solamente jugó una temporada Orlando Phillips en ACB, en el Cajamadrid 84-85, aunque es más recordado por la campaña que pasó un peldaño más abajo, en Primera B, con el Pamesa Valencia, siendo una de las claves del primer ascenso de los levantinos, en la 87-88.

Phillips era un ‘4’ de 2,01 (¿por qué pone 2,09 en su página de Wikipedia, donde por cierto se le acusa de fumador, bebedor y mujeriego?) muy luchador bajo los aros. Zurdo, rápido en el contraataque y con buen nivel ofensivo, en Alcalá de Henares cumplió de sobra a nivel numérico (22,5 puntos y 9,8 rebotes) y formó un buen dúo con Bob Thornton. El equipo se salvó por los pelos (cuarto por la cola y bajaban los tres últimos).

Tras formarse en la universidad de Pepperdine, había sido elegido en la tercera ronda del ‘draft’ por los Lakers (número 69), pero no llegó a jugar con ellos. Su llegada posterior al Pamesa se produjo en sustitución de Larry Spicer, y se complementó también perfectamente con Clyde Mayes, un ‘5’ veterano. Francia (incluyendo una participación en la Euroliga 92-93 con el Pau Orthez), Turquía y Australia fueron otros tres países en los que jugó.

En el ‘Nuevo Basket’ número 160 (octubre de 1997) se da cuenta de su llegada a Valencia: “Su forma física actual tampoco es la más apropiada, si bien está dispuesto a mejorarla notablemente en las próximas semanas con la colaboración casi exclusiva para él del preparador físico del equipo (…). Su contrato con el club valenciano ronda los 50.000 dólares (entre 5 y 6 millones de pesetas)”. Se agregan unas declaraciones del propio Phillips: “no pensaba volver a España debido al mal ambiente que respiré en mi etapa en el Cajamadrid. A mi nuevo equipo le falta rebote, pues Mayes está muy solo en esta faceta; yo, además de puntos, le voy a ayudar mucho en este aspecto”.

La aventura llegó a buen puerto y la temporada pasada, cuando el Valencia Basket celebró los 25 años de su ascenso haciendo jugar al equipo con el mismo diseño de uniforme que en aquel momento, se proyectó un vídeo en ‘La Fonteta’ en el que tanto Phillips como Mayes saludaban al público. No se le escucha muy allá, pero lo podéis ver aquí.

Eso del “mal ambiente” en el Cajamadrid no lo menciona cuando le he contactado. Pasa mucho que con el tiempo uno tiende a quedarse con lo positivo. “Estuvo bien el tiempo que pasé en España. Me gustó el país y su estilo de vida. El baloncesto era muy bueno y los fans, increíbles”, apunta ahora desde Los Angeles, donde es entrenador personal de baloncesto mediante una empresa que fundó llamada Orlando Pro-training. “Me encantaría entrenar en España”, añade.