David Gil: El ascensorista ideal

David Gil: El ascensorista ideal
Festejando uno de sus ascensos en Alicante, en el 2002.

Javier Ortiz Pérez

David Gil atesora un dato extraordinario: es el jugador que más ascensos ha conseguido a la máxima categoría del baloncesto español. Nada menos que seis veces: dos con el Lucentum Alicante y una con Breogán, Tenerife, Fuenlabrada y Gipuzkoa. Cualquier equipo de LEB que se preciase tenía que tenerle en sus filas, porque era algo más que un talismán. Era de esos bases que complementa perfectamente al otro director de juego. Melilla, La Palma y Huelva casi se deberían sentir decepcionados: fueron los únicos equipos con los que no subió.

Nacido en Málaga y formado en la cantera de Unicaja, en ACB tuvo menos ocasiones, pero aun así disputó la actualmente denominada Liga Endesa en cinco campañas distintas: dos en Málaga y una en Alicante, Tenerife y Breogán, totalizando 85 partidos y 3,6 puntos en 14 minutos.

Él mismo nos relata su carrera y nos cuenta a qué se dedica ahora en un texto expresamente escrito para esta página. Os dejo con él.

“¿Qué recuerdos? No sabría por dónde empezar. De mi época como jugador recuerdo muchas cosas. Me siento orgulloso de lo que hice, aunque siempre pienso que las temporadas que jugué en ACB me faltó esa confianza de la cual gozaba en LEB.

Me acuerdo cuando debuté con 17 años en Unicaja en Copa Korac, recuerdo a mi padre, mi hermano y mi tío Yuti en la grada disfrutando más que yo. Aquella época fue muy buena, llena de emociones, disfruté muchísimo. Recuerdo siempre las concentraciones y torneos con la selección española, jugué en todas las categorías hasta la sub-23, logrando el cuarto puesto en el campeonato de Europa. Mi compañero de habitación era Jorge Garbajosa. Llegamos a jugar contra el mítico Dirk Nowitzki. Siempre recordaré con la cantidad de jugadores importantes que jugué y los compañeros que tuve, como José Manuel Calderón, Pablo Prigioni, Nacho Rodriguez, etcétera. Y el buen recuerdo que tengo de las ciudades donde jugué y de sus aficiones, como Lugo, Alicante, Fuenlabrada, Tenerife... Nadie me quitará el record que tengo de ascensos a la Liga Endesa, seis, que hasta la fecha solo lo he logrado yo.

Yo era un base ‘chapao’ a la antigua, me gustaba dirigir y disfrutaba mucho asistiendo a mis compañeros, lo cual lo aprendí de mi primer gran entrenador, José María Martin Urbano. Eso sí, también tenía buena mano, jejejej. Llegó un momento de mi carrera, la dichosa crisis, que hizo que colgase las botas demasiado pronto. Para mí, fue un orgullo haber compartido equipo con grandísimos entrenadores y jugadores. Mi último entrenador fue Pablo Laso, con el cual conseguí mi último ascenso.

Actualmente trabajo en turismo en la multinacional TUI, número 1 a nivel mundial, en el departamento de venta online (Hotelbeds). Estoy fijo desde hace un mes, y me gustaría seguir creciendo en esta gran empresa.

No me gustaría despedirme sin nombrar a mi gran presidente del Lucentum Alicante, don Francisco Pastor, que recientemente nos ha dejado. Siempre te recordaremos, descansa en paz. Un fuerte abrazo a toda la familia del Lucentum”.