Martti Kuisma: Un finlandés en Girona

Martti Kuisma: Un finlandés en Girona
Con el Casademont Girona 99-2000.

Javier Ortiz Pérez

A pesar del buen Europeo que hizo el pasado verano, ya se sabe que Finlandia no es un país de gran tradición baloncestística. Apenas ha habido cuatro jugadores de allí jugando en ACB, siendo el primero de ellos en cuanto a orden cronológico Martti Kuisma, que militó en el Casademont Girona de la temporada 99-2000. Los otros fueron Hanno Mottola (sobre el que ya escribimos aquí hace no mucho), Teemu Rannikko y el actual pívot del FIATC Joventut Joonas Caven.

Lo hizo bastante bien, vaya por delante eso. 9,1 puntos en 21 minutos por encuentro y un estupendo 43% en triples, su especialidad como ‘4’ abierto que era. De hecho, llegó a lanzar más desde fuera de la línea (entonces en 6,25) que desde dentro de ella. Además, no le faltaba competitividad.

Hasta la irrupción de Mottola era probablemente el mejor jugador de su país. La apertura de las fronteras le sirvió para posicionarse bien en un mercado al que no hubiese podido aspirar ocupando plaza de extranjero. Antes de Girona, había estado cuatro años en la Universidad de Florida y pasado por países como Alemania, Italia y Grecia. Especialmente llamativo fue su estancia en el Wurzburg teutón en la 95-96 al lado de un joven Dirk Nowitzki. Sus estilos, salvando las lógicas distancias que han surgido con el paso del tiempo, se asemejaban bastante.

Regresó a España en la 2002-03, aunque a la LEB, con el Ourense y evidenciando un rendimiento inferior, superada ya la treintena (6 puntos en 16 minutos y 34% en triples).

Tras jugar de nuevo en Alemania y pasar otra campaña en Suecia, desde el 2004 al 2010, con 40 ‘añazos’, estuvo en activo en Finlandia, desde donde nos ha respondido brevemente a los recuerdos que le dejó España y, sobre todo, Girona.

“Teníamos un equipo veterano. El base era Pablo Laso, un tío inteligente, y había dos buenos americanos: Larry Stewart, con mucha experiencia en la NBA y uno de los mejores defensores con los que he jugado nunca, y Darryl Middleton, que era muy bueno y tuvo una gran carrera en Europa. Disfruté de verdad con ellos y mis recuerdos son buenos. Tuvimos bastante éxito en competición europea, eliminado a equipos italianos en nuestro camino hacia la fase final. Y en la ACB, nos quedamos fuera de los playoffs por poco”, escribe.