John Shasky: Fuerte y cumplidor

John Shasky: Fuerte y cumplidor
Con Dallas.

Javier Ortiz Pérez

John Shasky. Recuerdo a Ramón Trecet ironizando en las noches de los viernes sobre lo flojito que era, cuando arañaba algo de tiempo en cancha en Miami, Dallas o Golden State (136 partidos, 3,8 puntos y 2,8 rebotes en 11,1 minutos). Ya se sabe que estos blancos de 2,10, o tienen algo de clase o son presa fácil y la palabra “armario” siempre acaba saliendo a relucir.

Shasky estuvo un tiempo después en España y aterrizó en un par de sitios dudosos en momentos inadecuados, pero dio lo que se esperaba de él. En total, entre Valladolid 93-94 y Joventut 95-96, sustituyendo respectivamente a Melvin Robinson y Randy White, fueron 32 partidos ACB y 11,7 puntos y 8,2 rebotes. Era limitado de cara al aro, pero luchaba al máximo.

Se me ha resistido un poco, pero al final me ha mandado sus impresiones sobre sus dos experiencias españolas:

Valladolid. “Llegué a mitad de temporada. Recuerdo que era mi primera vez en España y mi primera oportunidad de ver un país tan bonito. Tuve la suerte de jugar con uno de los jugadores internacionales más grandes de todos los tiempos, Oscar Schmidt, que también era un gran tipo. También recuerdo haber estado a las órdenes de un excelente entrenador y persona, Moncho Monsalve. Nuestro equipo no era magnífico, pero era un gran grupo de gente que me recibió con cariño a mitad de temporada. No conseguimos el éxito que queríamos, pero jugamos unidos y dimos lo mejor de nosotros mismos”.

Badalona. “Estar en el Joventut fue para mí un año de subidas y bajadas. Fue grande vivir en una ciudad increíble como Barcelona y jugar al lado de varios de los mejores jugadores españoles, como Villacampa y Jofresa. Pero desafortunadamente tuvimos un cambio de entrenador a mitad de temporada y con el nuevo técnico yo no estaba muy de acuerdo. Se hizo muy difícil la segunda mitad de la temporada, pero prefiero recordar a mis compañeros y la calidad de vida de España”.

Añado yo algo: El entonces denominado Forum Filatélico perdió el ‘playoff’ de descenso ante el Murcia, pero no llegó a bajar. Y el entrenador del Joventut al que se refiere es Moka Slavnic, que lió unas cuantas tras sustituir a Joaquín Costa.

Ahora vive en una localidad de Kentucky llamada Frankfort, donde trabaja como comercial de banca en el Fifth Third Bank. Sigue casado con Kelly, al igual que los últimos 26 años, y tienen un hijo llamado Skyler que ya ha terminado la universidad. “Los dos estuvieron conmigo en Valladolid y Barcelona. Tuve mucha suerte que en mi carrera me apoyase siempre mi familia”, destaca.

Se nos despide con un párrafo final muy emotivo: “Jugué durante siete años en Europa y recuerdo aquel tiempo con mucha intensidad. No he vuelto allí desde que estuvo en Badalona en el 96. Mi esposa y yo disfrutamos mucho viajando, así es que estamos proyectando ir allí pronto. Nos gustaría visitar la mayoría de los lugadores donde vivimos, incluyendo España. Les deseo a mis antiguos compañeros y entrenadores y a mis amigos lo mejor”.