LaBradford Smith: Un ‘amigo’ de Jordan pasó por León

LaBradford Smith: Un ‘amigo’ de Jordan pasó por León
En León, 96-97.

Javier Ortiz Pérez

Muy buena la historia de LaBradford Smith, un escolta norteamericano que tuvo León en la temporada 96-97 con rendimiento aceptable, aunque algo irregular, de más a menos. Llegaba con el aval de haber jugado tres años en la NBA y promedió 14 puntos a las órdenes de Gustavo Aranzana, con un 35% en triples.

Smith no volvería a jugar en España. Su final de temporada no fue brillante, nada que ver con alguna exhibición anotadora que dio al inicio, como cuando le clavó 34 al Taugrés. Polonia y la modesta IBL fueron sus últimas paradas antes de retirarse en el 2000, bastante joven aún (31 años).

Sus tres años en la NBA, dos con Washington y uno con Sacramento, fueron bastante discretos. Tras ser elegido el 19 en el ‘draft’ de 1991 por los entonces denominados Bullets, sus promedios en esos tres años fueron de 6,7 puntos. Sin embargo…

Sin embargo hubo un momento muy especial, un momento que se recuerda sobre él para bien y para mal. Y es por lo que digo que la historia es buena.

Con la temporada regular 92-93 casi acabando, el equipo de Washington, sin opciones de ‘playoffs’, empezó a darle más minutos a sus jóvenes, otorgando la titularidad a un Smith que hasta entonces la había olido poco. Los Bullets visitaban el 19 de marzo la cancha de los vigentes campeones, Chicago Bulls, que acabarían repitiendo título. Pues bien, LaBradford se emparejó con un tal Michael Jordan… y le metió 37 puntos.

Estrella por un día, el chico acertó en 15 de sus 20 tiros de campo y estuvo perfecto desde la línea de tiros libres (7/7), para asombro general. Los Bulls ganaron con más apuros de los previstos (104-99) y Jordan no acabó nada contento. En vestuarios comentó que LaBradford le había soltado algo así como un “buen partido, Mike” y que él le respondió que le metería 37 puntos a él en el primer tiempo del partido que volvería a enfrentar de forma inminente a los dos conjuntos en Washington.

Ya se sabe cómo es Jordan. No se debe provocar a una bestia. Aunque, eso sí, no cumplió del todo su ‘promesa’: en los primeros 24 minutos consiguió 36 puntos, para un total de 47 (en solo 31 minutos), y Chicago venció 101-126. LaBradford estuvo terrenal (15 puntos). Aquí hay un reportaje sobre ello.

Lo más curioso es que Jordan reconoció años después que Smith nunca le hizo el comentario de “buen partido”, que se lo inventó. Aparentemente, necesitaba motivación después de que su rival le abochornase.

No he conseguido contactar con nuestro hombre, aunque parece que vive en el estado de Kentucky y que ha tenido bastantes problemas financieros y personales desde que se retiró, siendo incluso acusado de estafa.