Eddie Smith: Nominado al Pulitzer

Eddie Smith: Nominado al Pulitzer
En la universidad de Arizona.

Javier Ortiz Pérez

Eddie Smith apenas estuvo dos mees jugando en España. Fue mediada la temporada 85-86, cuando sustituyó temporalmente al lesionado Craig Dykema en el Cajamadrid. Sus números no fueron nada malos en sus seis partidos (20,7 y 6,2 rebotes), pero el equipo, que tenía una gran plantilla con gente tan prestigiosa como José Manuel Beirán, Fede Ramiro, Andro Knego, Perico Ansa y un joven Juan Antonio Orenga, no terminaba de funcionar y acabó bajando. Nunca volverían a ver la ACB en Alcalá de Henares, a pesar de que hubo proyectos poderosos que la buscaron descaradamente.

“Un jugador discreto, de poca técnica pero útil tanto en defensa como en ataque”, le define el coleccionable que publicó ‘Gigantes del Basket’ en 1991 sobre los extranjeros que habían pasado hasta entonces por la máxima categoría. Es una joya que escribió Jordi Román y que consulto bastante.

El caso es que Smith pasó inadvertido por aquí, pero venía de ser partícipe de una gran experiencia universitaria en Arizona a las órdenes de un entrenador mítico como Lute Olson, seleccionador norteamericano en el Mundobasket-86. Esos años en la universidad los ha plasmado en un libro llamado "The Cornerstone of Arizona Basketball: The Eddie Smith Story" que aspira, atención, al Premio Pulitzer, el más prestigioso en Periodismo en Estados Unidos. Al menos, aparece entre los nominados.

Se puede adquirir en su edición electrónica en Amazon y ha recibido buenas críticas. El exjugador relata con muchos detalles cómo fue aquella época en su vida, la lucha que tuvo que afrontar hasta conseguir un puesto en el equipo y cuáles son las claves para el liderazgo. Arizona impactó en la NCAA cuando anteriormente no había tenido mucho recorrido en los torneos nacionales.

El propio Olson y Steve Kerr, compañero suyo en aquella época, colaboran en el prólogo. “Si tuviera que elegir una sola palabra para definir a Eddie, sería ‘personaje’”, escribe el entrenador. “Expone el carácter de lo que se necesita para tener éxito”, añade.

Nunca llegaría a jugar en la NBA, aunque sí entró en el ‘draft’ (quinta ronda) por los Denver Nuggets. Tras su paso por Alcalá, estuvo algún tiempo más jugando profesionalmente y regresó a su país, donde se hizo educador. Vive en Atlanta, desde donde respondió a las preguntas que le envié. “El tiempo que pasé en Madrid fue magnífico. Creo que jugué extraordinariamente bien entonces. La cultura era obviamente distinta que en la de Estados Unidos. Algo que me llamó la atención es que la ciudad parecía totalmente cerrada desde las 2 de la tarde a hasta las 6 o las 7, pero después cobraba vida”, afirma.

También considera “curioso” ver un país “que se interesa tanto por las corridas de toros”. “Lo que también puedo decir es que los españoles son muy apasionados en sus deportes”, agrega.