Fran Cano: Canterano del Lucentum

Fran Cano: Canterano del Lucentum
En el Lucentum Alicante (2002).

Javier Ortiz Pérez

Fran Cano fue un producto de las categorías inferiores del Lucentum Alicante y llegó a debutar en la actualmente denominada Liga Endesa, disponiendo de muy escasos minutos en dos temporadas distintas, la 2002-03 y la 2004-05. Después ha sido sobre todo un jugador de EBA en equipos de la zona levantina, con dos breves incursiones en LEB Plata con Santa Pola y Gijón.

En su época en el Lucentum pudo pesarle ser hijo del director deportivo y luego presidente, Miguel Cano. No estamos hablando, como es habitual aquí, de un exjugador: todavía sigue en activo en la Primera autonómica, cuando aún no ha cumplido los 30 años.

A nivel técnico, es un base que tiene mucho talento ofensivo, con el físico como su punto débil. Seguramente le faltaba la explosividad necesaria para asentarse en la liga y disponer de más oportunidades. Sí es de es de esa clase de jugadores que pasa, tira, bota y penetra bien, pero sin destacar especialmente en nada. Un todoterreno que puede hacer de todo con una muy buena lectura del juego. Sus problemas a nivel físico le hacen flojear en defensa. Pese a ello, se le destacaba por su predisposición al trabajo.

“Recuerdos me quedan muchos, pero sobre todo haber podido entrenar y compartir el día a día con jugadores de gran nivel, que venían de NBA, Selecciones, grandes equipos ACB, etcétera y poder entrenar con ellos”, comenta.

Según cuenta, siempre ha sido “un poco ‘friki’ del baloncesto. Estar con jugadores que han vivido tanto se disfruta más. Tengo la suerte de mantener amistad con varios, juntarnos en verano para jugar al pádel, tenis y mantener una relación”.

Según cuenta, no le sobró la suerte cuando decidió salir de Alicante. “Me rompí la muñeca ese verano entrenando, y fue difícil, pero conseguí jugar en LEB-2 y EBA todos estos años, estos últimos aquí en Alfás del Pi”, afirma. Al quitar el grupo EBA la temporada pasada en la zona valenciana, el Terralfás pasó a jugar en Primera, donde continúa. Además, ha hecho sus pinitos como entrenador, llevando a equipos cadetes. Al mismo tiempo intenta terminar sus estudios de arquitectura, el campo en el que quiere centrarse profesionalmente.