Herb Jones: Pieza silenciosa de la liga del TDK

Herb Jones: Pieza silenciosa de la liga del TDK
Con el TDK Manresa.

Javier Ortiz Pérez

Fue una de las claves del histórico título liguero obtenido por el TDK Manresa en la temporada 97-98. Sí, seguro que aquello se recuerda sobre todo por el nombre propio de ‘Chichi’ Creus, pero hubo mucho más, gente como Herb Jones que supusieron el ingrediente exacto para un éxito imposible de imaginar hoy en día.

Jones no parecía americano. Eso para empezar. Sí en el físico, pero no el estilo. Jugando de 2-3, era raro verle realizar un mate. Ni un tiro precipitado, claro. Era un defensor muy sólido, por descontado, y encajó perfectamente en el pequeño ‘ecosistema’ montado por Luis Casimiro, aprovechándose muy a menudo de los balones doblados por Creus o por dos interiores que absorbían muchas ayudas, Bryan Sallier y Derrick Alston.

Ese carácter sordo y secundario le permitió no obstante promediar 12 puntos en el año de la liga, una cantidad similar a la de la siguiente campaña. Curiosamente, su mejor encuentro fue uno muy relevante: el cuarto y definitivo de la semifinal ante el Real Madrid, cuando clavó 28, muchos de ellos en la cara de un atónito Dejan Bodiroga.

A Manresa había llegado como un auténtico desconocido, un jugador ‘muy CBA’ que incluso había sido cortado en Francia y había ejercido de temporero en Grecia y Argentina. Me falta el dato, pero seguro que fue uno de los americanos más baratos de la competición.

Manresa pareció su lugar en el mundo, porque después tampoco lució demasiado en Italia ni tampoco en su segunda etapa ACB, cuando el Ourense le reclamó para intentar sacar al equipo de la zona baja en la 2000-01 y no lo consiguió. El descenso se consumó, demostrando que él no era una estrella que por sí sola pudiese cambiar una dinámica destructiva.

Con la misma discreción con la que apareció, se fue, siendo su última experiencia europea la liga portuguesa en el 2004. Lo bueno es que he encontrado un reportaje en un periódico de Cincinnati en el que contaba, en el 2011, que todavía seguía jugando una tradicional liga de verano de la zona, a pesar de sus 40 años y llevar 7 retirado. Según parece, trabajaba en una empresa llamada Westchester Distribuiting y entrenaba en un equipo de la AAU, Tru Playaz.

“No voy a decir que estoy tan rápido como antes, pero todavía puedo ayudar en defensa y obligar a los chicos a que hagan cosas que no quieren hacer”, afirmaba. “Esta competición es sobre todo para chicos de la universidad, pero yo quiero asegurarme de que mis equipos defienden y ayudan a los demás. Les favorece conseguir buenos hábitos”, agregaba. Por la liga, a la que Jones llevaba asomándose 26 años, han pasado jugadores que acabarían en la NBA como Derrick Brown, Lance Stephenson o Jordan Crawford.