Matt Santangelo: ‘Mini Stockton’ en Sevilla

Matt Santangelo: ‘Mini Stockton’ en Sevilla
Entrando a canasta con el Caja.

Javier Ortiz Pérez

Matt Santangelo y John Stockton. Pocas veces un jugador se ha visto tan perseguido por una comparación que, obviamente, resultaba demasiado pesada. Porque que pongan tu nombre en la misma frase con el de uno de los mejores asistentes de la NBA cuando tú ni siquiera has debutado en ella debe cansar. Sin embargo, Santangelo pareció llevarlo bien, con mucha naturalidad. Por aquí hizo un buen trabajo con tres temporadas en el Caja San Fernando, del 2002 al 2005.

Su ‘pecado’ había sido jugar en la misma universidad que Stockton, Gonzaga, y superarle en puntos y asistencias en ese periplo de cuatro años. Eso no le valió para entrar en el ‘draft’, por lo que inició la aventura europea amparado en un pasaporte italiano por sus evidentes ancestros.

En Sevilla solamente los problemas físicos le impidieron completar un trienio sobresaliente, pero sus números en 95 partidos no están nada mal: 9,9 puntos y 3,2 asistencias en 27 minutos.

Preguntado por la comparación con el mítico base de los Utah Jazz, ya en aquel entonces comentaba: “No me ha afectado, porque tanto yo como mi entorno en la universidad hemos tenido siempre claro que Stockton será siempre el mejor”. Ambos incluso mantenían buena relación: “Venía a entrenar con nosotros antes de que empezase la temporada NBA y es mi amigo, pero también mi ídolo”, señalaba el jugador del Caja, que intentaba “aprender lo máximo de entrenar y jugar con él (…). Me quedo con una cosa que decía él siempre: 'la medida de un base son las victorias'. Y lo ponía siempre en práctica en los 5vs5, 1vs1, competiciones de tiro. Sí, lo más importante que me ha enseñado es a intentar ganar siempre”.

Después acabó su carrera en Italia, un país al que le hubiese gustado defender con la selección, pero ya lo había hecho con Estados Unidos en la Universiada, lo que se lo imposibilitó.

Ahora le he encontrado en Spokane, en el estado de Washington. “Me encantó el tipo que pasé en España. La gente, el lugar, la tranquilidad y la calidad de vida”, escribe. No se le olvidará Sevilla, no: su hijo mayor, Calvin, nació allí, “así es que siempre será un sitio que estará en nuestros corazones”. “Me gustaría agradecer a la gente de allí todo el apoyo que me dieron a mí y a mi familia durante el tiempo”, apostilla.

Según destaca, la vida le trata bien. Luca y Stella se unieron a Calvin en la familia y trabaja en el sector de los seguros. Además, no pierde de vista lo que sucede con el baloncesto de su antigua universidad, donde sigue siendo muy respetado. Al fin y al cabo, no está tan mal que te hayan comparado con Stockton tantas veces.