Charles Smith: Un ‘maldito’ en Ourense

Charles Smith: Un ‘maldito’ en Ourense
En el ‘playoff’ de permanencia 97-98 (Foto: El Periódico Extremadura).

Javier Ortiz Pérez

Lo primero: no confundir al Charles Smith del que voy a hablar hoy con el Charles Smith (‘La Araña’) que jugó hace poquitos años en el Real Madrid. Incluso hay un tercer Charles Smith bastante conocido en la NBA.

¿Charles Smith, hemos dicho, no? A este solamente le tuvimos por aquí 14 partidos al final de la temporada 97-98, uno de los múltiples revulsivos que buscó el Ourense para evitar el descenso que al final se produciría cuando todavía se jugaba el ‘playoff’ de permanencia. Era un base rapidillo, más penetrador que tirador, que al menos en sus numeritos cumplió (18,4 puntos), pero no en la misión de poner orden en un equipo a la deriva. Enfrente en aquella eliminatoria a vida o muerte se encontró a un Pablo Laso a buen nivel.

Aquella fue la única experiencia española de un jugador que entra en el poblado territorio de los ‘malditos’. Ya sabéis que hay algunos a los que parece que les persigue la mala fortuna. Y otros que, directamente, van ellos hacia el desastre.

Smith IV prometía y a los aficionados españoles nos resultó hasta familiar durante un tiempo. Base titular durante la mayor parte de su carrera en Georgetown, su entrenador, John Thompson, le tenía tanta fe que le incluyó en el equipo de universitarios norteamericanos que acudió a los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988. El resultado fue el de todos conocido: Sabonis y los triples soviéticos inflingieron a los ‘yankees’ la segunda derrota en la historia. Y el bronce que en algún lado debe guardar el chico tuvo un sabor irremediablemente amargo. Por cierto, también lo tiene otro de los ‘Charles Smith’ de la vida, el de la NBA.

Un año después, en 1989, nuestro hombre no entró ni en el ‘draft’, aunque Boston Celtics le firmó como agente libre. De verde vistió 60 partidos en la 89-90 y otros cinco en la 90-91 con escasísimo protagonismo. Entró y salió de la CBA hasta que el 12 de marzo de 1991 atropelló a dos universitarios en su coche y se dio a la fuga. Los dos chicos murieron y Smith fue arrestado, viéndose interrumpida su carrera por un tiempo en prisión que, extrañamente, no superó los tres años.

En 1994 volvió a la escena y los Wolves le dieron una pequeña oportunidad (8 partidos en la 95-96), pero estaba encaminado a Europa. Antes de llegar a Ourense pasó por Estrella Roja e Iraklis. Después, Italia, Argentina, Puerto Rico y finalmente Bélgica, donde dejó de jugar en el 2001.

Regresó a su país y se sabe que trabajó como camarero hasta que, en 2010 (y aquí viene otra vez la ‘mala suerte’) fue tiroteado en su casa, donde la policía encontró grandes cantidades de cocaína. Sobrevivió tras estar en estado crítico, pero poco se puede aportar más. La prensa estadounidense no ha publicado nada más sobre él últimamente.