Xavi Roca: El base experto en la hora

Xavi Roca: El base experto en la hora
En el Breogán (90-91).

Javier Ortiz Pérez

Simpatiquísimo Xavi Roca. No extraña que trabaje de comercial, porque es uno de esas personas que enseguida conecta contigo, con la que te sientes cómodo. El tipo se enrolló mucho y bien contándome un poco su trayectoria, la de un base veloz que estuvo tres campañas en la máxima categoría, aunque su final fue demasiado prematuro por culpa de las lesiones.

Inicios en Badalona. “Empecé en el Joventut a principios de los 80. En aquella época no era fácil ser base en ‘La Penya’: te cortaban el paso gente como los Jofresa y José Montero, con lo que se hacía casi imposible oler el primer equipo. En mi caso concreto, eligieron a Tomás y me fui al Sant Josep, donde nos proclamamos campeones de España juveniles en lo que es uno de los recuerdos más bonitos de mi vida”.

En el Principado. “Di el salto a Primera B con el Andorra en 1987 de la mano de Edu Torres. Allí estuve tres temporadas y fui mejorando poco a pco, además de dar un pequeño estirón que me ayudó, porque en Badalona me habían dicho que con 1,70 lo tenía complicado. Llegué hasta el 1,80, que aun así es poco, pero lo compensaba con velocidad”.

Lugo, un sitio clave. “A finales de la temporada 89-90 fui a jugar una fase de ascenso con el Andorra, pero me vio el Breogán, que necesitaba un base, y me ficharon allí para acabar la campaña en los ‘playoffs’ de permanencia. Fue mi debut en la ACB. En Lugo estuve dos años más”. (Totalizó 72 partidos en la máxima categoría, todos ellos en la capital lucense, con 5,6 puntos en 19 minutos de promedio).

Reencuentro con Trifón. “En la 92-93 me marché al Gran Canaria, que acababa de bajar a Primera B. Era un proyecto interesante, con vistas a subir, y además era el entrenador era Trifón Poch, con el que había estado en el Sant Josep en la época de juveniles. Sin embargo, empecé a tener graves problemas de rodilla que acabarían marcando mi carrera”.

Intento inútil. “La siguiente campaña la empecé sin equipo, pero ya empezada me fui al Gandía porque así estaba cerca de Jávea, que era donde me estaba tratando de la rodilla. No terminé de recuperarme. En la 94-95 fui al Concello de Portas gallego en EBA con ‘Pirulo’ Fernández, pero lo dejé poco después tras una recaída. Ya no podía seguir jugando. Todavía no tenía ni 30 años y me fastidió mucho tener que retirarme”.

Vida actual. “En Galicia había encontrado a mi pareja, así es que quedé a vivir en Lugo. Trabajo desde hace años como delegado comercial de una de las grandes empresas a nivel nacional en relojes, el Grupo Cadarso”.