Jim Les: El ‘fugado’ es entrenador

Jim Les: El ‘fugado’ es entrenador
Imagen actual.

Javier Ortiz Pérez

Quizás Pedro Martínez, el entrenador del Herbalife Gran Canaria, se sonría al saber que un jugador que le dio uno de los grandes disgustos de su carrera, Jim Les, ostenta ahora su misma responsabilidad. A buen seguro que no le desea que se repita lo que sucedió en 1995, cuando el entonces base del Club Baloncesto Salamanca se ‘fugó’ a su país sin avisar previamente.

Les, un base blanco cerebral, pequeñito (1,80) y con muy buena mano, fue la gran apuesta del segundo de los dos años del efímero proyecto charro en la Liga ACB. Tras ser elegido en tercera ronda, totalizó 321 partidos de liga regular en siete años NBA con cuatro equipos (Utah, Sacramento y Atlanta) y, aunque se quedó en 3,8 puntos en 13 minutos, sí tenía la aureola de tremendo tirador. En 1992 fue finalista del concurso de triples.

La de Salamanca fue su primera y última experiencia europea, que se redujo a siete partidos, 13,4 puntos y un pobre 27% en su especialidad, y eso que la línea estaba más cerca. Además de arrastrar una lesión en su pie izquierdo, obviamente sufrió un grave problema de adaptación que decidió resolver por la tremenda. En diciembre, sin comunicar nada al club, voló de regreso a Estados Unidos. Un escandalazo, claro.

Hubo varias circunstancias ‘graciosas’ en aquello. Para empezar, reservó los billetes de avión para él y su familia en la misma agencia con la que trabajaba el club. Luego, fingió una enfermedad para no ir a entrenar y poder estar a tiempo en Madrid-Barajas. Cuando el médico fue a visitarle, bajó al portal a atenderle para que no viese que la casa ya estaba vacía. Y en el transcurso de la semana habló para un periódico local (‘La Tribuna’, propiedad del presidente del CBS, Mariano Rodríguez) de su duelo con Mike Anderson (Caja San Fernando) a sabiendas que no se iba a producir… En fin, una jugada. Según la prensa de la época, estaba al día de cobro.

Lo gracioso es que ahora Les es entrenador, y es seguro que no esperará tal falta de seriedad en sus chicos de la universidad de UC Davis, en la que está desde hace dos temporadas tras nueve en la de Bradley. Por descontado, en el mail que me ha hecho llegar la gente de comunicación de la UC Davis Aggies no menciona su ‘fuga’. Es más: “Tuve una experiencia muy agradable compitiendo en el baloncesto europeo. El estilo de vida era totalmente diferente al que conocía en USA y pude ver a mucha gente disfrutando”.

Hablando de su actual trabajo, destaca que la pasada campaña, la segunda bajo su mando, el equipo mejoró considerablemente su récord (de 5-26 a 14-17). Además, “estuvimos entre los mejores a nivel nacional en porcentaje de tiro de tres”. “El trabajo de los jugadores está siendo duro, pero gracias a ello hemos conseguido cosas, como que nos televisen un partido en casa por la ESPN2 por primera vez en la historia. Llenamos el pabellón y mostramos el potencial que tenemos. Queremos construir un equipo que vaya todavía a más y poder ganar la conferencia Big West, consiguiendo un puesto en el torneo nacional”.