Ángel Marsal: Pívot bajo de otra época

Ángel Marsal: Pívot bajo de otra época
Imagen actual.

Javier Ortiz Pérez

Esta entrada seguramente vaya a tener menos extensión que la mayoría, pero ya sabéis que suelo repetir que todo el mundo tiene una pequeña historia que merece ser contada. La presencia de Ángel Marsal en la actualmente denominada Liga Endesa se reduce a una campaña, la 85-86 con Manresa. Anteriormente había estado en la máxima categoría, la entonces Liga Nacional, a principios de la década.

Marsal se inició en La Salle Bonanova, un pequeño club-colegio de Barcelona que impresionó a todos logrando el ascenso a lo más alto en 1980, sin ayuda extranjera además. En aquel equipo había nombres que luego se hicieron muy habituales, como los de Luis Blanco, Pepe Collins, Jordi Puig, Fran Dosaula… Marsal, quizás con menos recorrido, era un poco un jugador de la época difícilmente trasladable: midiendo 1,97, actuaba sobre todo de pívot, aunque también lo podía hacer de alero. “Hay que ver cómo ha cambiado el cuento”, reconoce. ¿Difícilmente trasladable? ¿Cómo ha cambiado el cuento? Bueno, no tanto. Ahí tenéis a los Kyle Hines de la vida… Pero sí que era otra cosa, claro.

Después de La Salle, jugó en Primera B con el Tenerife de Febles, Ramos, Marrero, Cabrera… Hasta su regreso a Cataluña en la 84-85, siendo importante de nuevo en el ascenso del Ebro Manresa a la ya denominada ACB.

Renovó con el equipo del viejo Congost. En aquella campaña en la élite no jugó apenas: 9 partidos en total y 43 minutos, promediando 1,1 puntos y 0,5 rebotes. Era complicado que consiguiese tiempo en pista, ya que Clyde Mayes y Rolando Frazer conformaban una sólida pareja de extranjeros en el interior y, como ya hemos comentado otras veces, los entrenadores apenas rotaban entonces. Además, el tercer pívot era Miguel Tarín, en el que todavía se confiaba como proyecto en el basket nacional con sus 2,15.

Después de aquello, fue a Segunda Nacional con el Sant Cugat y apuró el basket con media temporada en el Celta de Vigo.

“Creo que tenía un buen movimiento de pies y un tiro de cuatro metros”, afirma. Actualmente, es corredor de seguros como actividad principal.