Jeff Lamp: Algo más que puntos y tópicos

Jeff Lamp: Algo más que puntos y tópicos
En Granada.

Javier Ortiz Pérez

Buena parte de lo que quería contar en un artículo sobre Jeff Lamp ya quedó muy bien reflejado hace unos años en ACB.com de la mano del poliédrico Dani Barranquero, así es que lo inteligente es no intentar competir con él e invitaros a su link para que entréis en antecedentes. Ahí se habla de las dos excepcionales temporadas que, pasados los 30, protagonizó Lamp en Granada (91-92) y Manresa (92-93). El tipo, un escolta blanco que había sido campeón con los Lakers, promedió casi 25 puntos por partido en 39 minutos (tela), con un ‘highlight’ especial: el día que, con Granada en Valladolid, anotó 29/30 en tiros libres en lo que todavía es un récord en la competición. Lo que yo puedo añadir a la historia del jugador son sus propias palabras que me ha servido amablemente. Allá van, por conceptos.

Su última experiencia como profesional. “Disfruté mucho jugando y viviendo en España. Acababa de llegar desde Italia y me emocionó la experiencia del estilo de vida de vuestro país, y esto incluye la comida, la gente y el idioma”.

El desembarco en Andalucía. “Para mí fue todo un cambio llegar a Granada, tan al sur. Aunque de forma más lenta de lo que yo mismo podía esperar, me fui acostumbrando a la nueva vivencia y fui desarrollando maravillosas amistades. Hice un gran esfuerzo para viajar los días libres que tenía para poder experimentar cada parte del país. Aprecié las típicas cosas asociadas con España: fue la primera vez que tomaba tapas y cava y asistía a corridas de toros, flamenco, sevillanas… ¡También cogí mucha afición a la siesta! Aunque lo mejor ya digo que no fue nada de eso, sino los amigos que hice y con los que pude disfrutar de todo aquello”.

El partido de los tiros libres. “Por supuesto que recuerdo aquello. 29 de 30. Uno de los partidos más raros que he jugado en mi vida”.

El paso a una Manresa diferente. “El año siguiente decidí ir al TDK y también estuvo bien, aunque por diferentes razones. Teníamos un equipo fuerte y jugábamos bien al baloncesto. Recuerdo que vivía en Barcelona y todos los días iba a Manresa para entrenar. Disfruté del cambio a una gran ciudad y fue interesante conocer el espíritu y la forma de pensar de los catalanes”.

Salto al presente. “Trabajo para la National Basketball Association's Player's Union (el sindicato de jugadores). Estoy en contacto directamente con los profesionales para ayudarles en la preparación de sus vidas después de que se retiren. Es un trabajo muy satisfactorio y creo que también muy necesario. Tenemos muchas iniciativas para ayudarles a que estén lo más listos posible para ese momento en el que dejan de jugar”.

Relación con Pau y Claver. “Es curioso, pero he tenido que conocer y trabajar con algunos de los jugadores españoles de la NBA, como Pau Gasol y Víctor Claver, que llegó el año pasado. Ambos son muy agradables y tienen mucho talento”.

Vida personal y un deseo futuro. “Tengo dos hijos, Jordan y Julia, y vivo en Los Angeles, aunque por trabajo tengo que viajar mucho. Espero que uno de estos viajes me lleve pronto a España. ¡Me muero por una auténtica paella!”.