Marko Milic: Matando sobre coches

Marko Milic: Matando sobre coches
Bloqueando el rebote con Pau Gasol en su primera etapa madridista (1999-2000).

Javier Ortiz Pérez

Marko Milic no parecía europeo. O no parecía balcánico, más bien. Siendo un exterior, no basaba su juego en los fundamentos ni en el tiro, sino en un espectacular físico que le permitía pegar terribles mates. En España jugó dos veces en el mismo equipo, el Real Madrid, con siete años de paréntesis y papeles muy diferentes.

En la época del Youtube y de la información instantánea, cuesta un poco entender cómo se hizo famoso Milic. Eran mediados de los 90 cuando un atlético alero de apenas 20 años y 2,01 de estatura destrozaba aros con una facilidad pasmosa. Pero apenas había imágenes sobre él. El colmo fue cuando se supo que había ganado el concurso de mates de su país, Eslovenia, ¡saltando por encima de un coche!

En fin, Youtube también ha permitido recuperar ese momentazo. Pero había mucho más en él: penetraba, utilizaba sus potentes piernas para ser un sólido defensor... Obviamente le faltaba un poco más de rango de tiro. Philadelphia lo seleccionó en el número 33 del 'draft' de 1997 y las dos siguientes campañas, en una época todavía de cierta reticencia hacia los europeos en la NBA, jugó 46 partidos con Phoenix Suns. Su ratio puntos/minutos fue sorprendentemente alto (2,5/4,9), pero poco más. A su estilo físico le sacaba mucho más partido en Europa, adonde regresó en 1999. Tras un año de transición en 'su' Olimpia de Ljubiana, llegó al Madrid con muchas expectativas. Las fronteras para los 'comunitarios B' –los europeos no pertenecientes a la Unión-- acababan de abrirse.

»Fue como un sueño hecho realidad«, recuerda ahora desde Kuwait, donde intenta apurar sus últimos días de baloncesto, a los 37 años. Sergio Scariolo le dio galones y él respondió con unos tibios 7,7 puntos, lo que terminaría vetando su continuidad. Fue la temporada en la que Pau Gasol explotó definitivamente y derrotó a los blancos tanto en la final de la Copa del Rey como en la de Liga. »El Barcelona fue un rival muy fuerte. Tuvieron suerte porque ficharon a Rony Seikaly como estrella, pero al cortarle pusieron a aquel junior que... Nosotros pensamos que iba a ser más fácil ganar el campeonato, pero nos equivocamos. Pau se convirtió en el mejor hombre grande del planeta y nosotros terminamos segundos en todo«.

Milic voló a Italia, donde durante siete años jugó a bastante buen nivel en los dos equipos de Bolonia, Roseto y Pesaro, aparte de ser la estrella de su selección en los sucesivos campeonatos. En la 2006-2007 el Madrid volvió a llamar a sus puertas para una sustitución. Fueron únicamente cinco partidos ligueros (3 puntos, 10 minutos de promedio) y la Copa del Rey, pero eso también pareció agradarle. No disputó los 'playoffs', pero aquel equipo sí le ganó la Liga al Barça.

»Aprendí mucho jugando tanto para Scariolo como para Plaza. Es la mejor organización que he conocido y tuve la oportunidad de compartir pista con gente como Djordjevic, Herreros, los hermanos Angulo, los Reyes...«, apostilla. No ha perdido el hambre: la pasada campaña, con 36 años, promedió 16 puntos en la liga iraní, que ya sé que no es gran cosa, pero... Quizás todavía esté en la suficiente forma como para poder saltar sobre un coche.