Rafael Ibáñez: De Los Guindos a Libertexto

Rafael Ibáñez: De Los Guindos a Libertexto
En la época en el Caja de Ronda (1990-91).

Javier Ortiz Pérez

Rafael Ibáñez únicamente disputó tres partidos en la actual Liga Endesa. Fue con el Caja de Ronda de la temporada 90-91. Actualmente en el mundo de la enseñanza e impulsando un interesante proyecto informático llamado Libertexto, ha accedido a narrarnos en primera persona su trayectoria en un relato muy bien hilado.

“Empecé a jugar tarde al baloncesto, con 16 años, en mi Córdoba natal. Tras un año en el equipo “Colegio del Carmen”, el actual Unicaja se fijó en mí y en otros de mi equipo, que formamos creo una de las mejores generaciones de jugadores cordobeses. Pasé dos años en Málaga, entrenando en los Guindos, jugando con los juniors y entrenando con el equipo de ACB, con el que disputé algunos minutos.

Tras esos dos años, regresé a Córdoba para jugar en el Cajasur, en la llamada Primera B. Cuajé un buen año y parecía que se me abrían posibilidades de ir a algún equipo de un nivel superior. Sin embargo, al finalizar la temporada mis rodillas no aguantaron más las tendinitis constantes y tuve que ser operado. La recuperación no fue muy satisfactoria y nunca volví al nivel anterior. Seguí en el Cajasur tres temporadas más, con periodos de descanso por sus problemas físicos. Finalmente, me retiré a los 23 años.

Jugaba de alero alto (mido 2,01 m.). Me caracterizaba por tener un buen nivel técnico, principalmente en el tiro y el pase, y por leer bien el juego. Mi carácter calmado y los frecuentes problemas con las rodillas me hacían ser un jugador más bien cerebral, poco aguerrido. Jugaba mejor cuanto mejores eran sus compañeros.

No permanezco ligado al mundillo del baloncesto. De ese periodo como jugador, que hoy día parece tan lejano, guardo un buen recuerdo y algunos de mis mejores amigos.

Comencé estudios de Informática en mi periodo malagueño, pero tuve que dejarlo por no poder compatibilizar las clases y los entrenamientos. Así que decidí estudiar Psicología por la Universidad a Distancia. Me fue tan bien que, una vez licenciado, continué como tutor de Psicología en el Centro de la UNED en Córdoba, hasta hoy día. Por otra parte, aprobé las oposiciones para profesor de Educación Secundaria, como orientador educativo. Y ese es mi puesto de trabajo actual: orientador de secundaria. Posteriormente me ha doctorado en Ciencia Cognitiva, he participado en varios grupos de investigación y he publicado algunos artículos en revistas científicas.

Del trabajo como educador y mi interés por las nuevas tecnologías, surgió la idea de crear un programa informático que ayude a los estudiantes a leer documentos digitales (páginas webs, pdfs, etc.) y les permita realizar acciones como las que llevamos a cabo cuando estudiamos en papel: subrayar, anotar, etc. con la ventaja de que el esquema de los textos se construye de forma automática. Financiado por el Ministerio de Educación, la idea se convirtió en Libertexto, una aplicación que ha sido descargada y utilizada por miles de personas. El portal del proyecto es www.libertexto.org”.