Sean Rooks: La mirada del duro veterano

Sean Rooks: La mirada del duro veterano
Gancho con el Joventut.

Javier Ortiz Pérez

Sean Rooks vino ya mayor a España, a hacer un par de sustituciones en Unicaja y Joventut. Fueron sus dos únicos equipos fuera de la NBA, donde disputó 749 partidos de liga regular y 29 de ‘playoffs’con siete equipos diferentes y alrededor de 6,2 puntos y 3,8 rebotes en 18 minutos en pista. Era un tipo grande, intimidador, que aunque por aquí no dio su máximo, sí ofreció el prestigio de su nombre. Curiosamente, en la actual Liga Endesa estuvo en 6,2 puntos y 4,2 en sus 19 partidos y 18 minutos. Un reloj, vamos.

Ha querido plasmar sus recuerdos de aquella campaña 2004-05 en Málaga y Badalona en un escrito que aquí os traduzco. Son extrañamente precisos, lo que tiene una explicación que llega al final.

“Mis primeros pensamientos cuando se me viene a la cabeza España van alrededor de lo amable que era la gente y lo hermoso que es el país. Tuve la oportunidad de jugar para Unicaja y Joventut, primero en Málaga. Tengo que confesar que no conocía a ninguno de los jugadores y ni siquiera qué podía esperar. Pero rápidamente la situación pasó a ser cómo yo quería para jugar lo mejor que pude y ayudar al equipo a ganar partidos.

Rápidamente me gané el respeto y me di cuenta del talento que había en la liga española, que era mucho. Algunos de los jugadores que había en mi equipo y en otros podían ser estrellas en la NBA. Jugué al lado de Jorge Garbajosa, Pepe Sánchez, Fran Vázquez… Mi primer partido recuerdo que fue contra el Tau, en el que estaban Luis Scola, José Calderón y Thiago Splitter, además de otros excelentes jugadores.

Me di cuenta de que era lo siguiente mejor a la NBA. Le ganamos al Tau en Málaga y mi pequeña Euroliga empezó. Pero cuando Zan Tabak se recuperó de su lesión, mi contrato terminó.

Fue entonces cuando fiché por el Joventut para el resto de la temporada. También había muy buenos jugadores. Fui compañero de un joven Rudy Fernández y de veteranos como Alex Mumbrú. Había un equipo muy completo además. Los resultados fueron también bastante buenos, pero en los ‘playoffs’ nos encontramos con un Real Madrid que tenía dos excelentes competidores como Felipe Reyes y Louis Bullock.

Siempre estaré orgulloso de haberme enfrentado a grandes jugadores extranjeros y haber sido entrenado por dos tipos del prestigio de Sergio Scariolo en Unicaja y Aíto García Reneses en Barcelona. Siempre recordaré a las grandes aficiones que tienen allí los equipos. Y aprecié que había buen baloncesto. Después de tantas experiencias en este deporte, es algo que agradezco y no olvidaré”.

Rooks fue comentarista, entrenó en la NBDL y la pasada campaña estuvo en el departamento de desarrollo de jugadores de los Phoenix Suns. Sueña con un banquillo de la NBA. Y cuenta una última historia relacionada con España: “En los Suns tuve la oportunidad de trabajar con un gran campeón como Luis Scola. Después de haberlo conocido de cerca, estoy impresionado del trabajo duro que realiza y de su profesionalismo. Todos los jugadores que vienen de la liga española se manejan muy bien y eso demuestra cómo han aprendido”.