Miguel Juane: El tercer ‘MJ’ histórico

Miguel Juane: El tercer ‘MJ’ histórico
Con el Forum Valladolid.

Javier Ortiz Pérez

Miguel Juane (152 partidos en la actual Liga Endesa, 7,2 puntos) es uno de esos ex jugadores que me lo ha puesto muy fácil. Le pedí que escribiese unas notas sobre su vida deportiva y lo ha hecho con una armonía y una concreción muy precisas. Aquí os las dejo: mezclan la ternura nostálgica, los datos y el humor forma excepcional.

“Cuando has jugado a baloncesto siempre te consideras jugador, para toda la vida. Ahora tengo 48 años y sigo llevando un balón de basket en el maletero de mi coche. A veces tengo necesidad física, "mono" de tocarlo, de tenerlo entre las manos, botarlo, hacer el gesto del tiro y hacerlo rodar en el aire...

Mis mejores recuerdos son de los compañeros que he tenido. Han sido muchos porque jugué en A Coruña (donde empecé y acabé mi carrera), en Santiago, Ferrol, Valladolid, Vitoria y Granada. Además jugué en las selecciones júnior, sub-23 y absoluta (tres veces, de las que estoy muy orgulloso y que me permiten jugar ahora de vez en cuando con la selección de veteranos de la FEB).

He jugado con magníficos jugadores en ACB (Sabonis, Arlaukas, Corbalán, Laso, Sibilio, Aldrey, Aller, Piñeiro, Loureiro, Abalde, Alonso, Reyes, Bustos, Lalo, Calvelo, Homicius, Tikonenko, Rivas, Nicola, Abad, Salvo, Fdez., Crujeiras, ...) de los que presumo y de quienes aprendí muchísimo.

Pero no puedo olvidar mi origen de clubes modestos en Galicia, el Bosco, el Obradoiro... Soy hijo de un baloncesto más modesto, que te obligaba a hacerte hombre más rápido porque ya de muy joven competías con profesionales, auténticas leyendas en esas pequeñas ciudades. No seguí el proceso de otros jugadores que pasaron por los juveniles o juniors de grandes equipos. Desde muy joven empecé a "buscarme la vida", a vivir y convivir con público, directivos amateurs o pseudoprofesionales, prensa, compañeros que me doblaban la edad, entrenadores que buscaban resultados. Creo que eso me marcó porque viví un baloncesto un tanto arcaico pero a la vez muy entrañable y casi épico, de viajes en bus, de canchas pequeñas, de jugadores míticos en sus entornos. Nombraría a muchos pero a modo de ejemplo te cito a Tonecho, Caldas, Bernárdez, Mario Iglesias, Conde, Lete, López-Cid,... en Santiago; o Jiménez, Núñez o Eirea en Coruña.

Tuve muchos entrenadores y guardo muy buenos recuerdos de algunos de ellos. El primero, el del colegio Carlos Puyol, quien me enseñó a amar este maravilloso deporte; los de formación, como Jaime Rguez., los míticos Pinedo y Lombao en la junior e incluso el gran Pepiño Casal. O ya en profesionales, Diaz Miguel, Leandro de la Cruz, Laso sr., Pavlicevic.

No puedo olvidarme de directivos históricos de nuestro basket con algunos de los cuales me enfrenté incluso en defensa de mis intereses pero a los que siempre respeté y con los que también compartí alegrías. Así Juan Fernández en Ferrol, el difunto Gonzalo Gonzalo en Pucela, Querejeta en Vitoria...

Tuve el privilegio de compartir cancha con árbitros míticos como Sanchís, Arencibia, Mateo Ramos, etc. Y tuve grandes amigos periodistas con los que aún hoy me une una buena amistad.

En resumen, mi mejor recuerdo del baloncesto son las personas, la gente con la que he compartido una parte muy importante de mi vida.

En cuanto a cómo era en la pista, diré que era un estilista, un bailarín del parquet. Jajajajaja. Defendía muy duro porque era una forma de ganarme minutos y creo que era un buen jugador de equipo. Seguro que tenía también talento ofensivo y de hecho entrenaba mejor que jugaba y hasta gané algún concurso de mates, pero claro, jugaba con gente tan buena, que no era necesario aportar en ataque.

La gente siempre recuerda a tres grandes ‘MJ’ en el basket mundial. Michael Jordan, Magic Johnson y Miguel Juane. Jajajajaja.

En la actualidad y desde hace 20 años ejerzo como abogado con despacho propio en A Coruña y Villagarcía de Arousa (Pontevedra). Hice un Máster en Derecho Sanitario y otro en Derecho Deportivo y sigo vinculado al mundo del deporte por este motivo. Soy presidente del Comité Galego de Xustiza Deportiva, Juez Único de la ACT, miembro del Tribunal de Arbitraje del COE desde su constitución... y de vez en cuando doy charlas o escribo artículos de cuestiones jurídico-deportivas. Llevo casado 23 años y tengo dos hijas de 20 y 17 años. Mis mujercitas”.