Felipe Martín: Debut atípico del zurdo

Felipe Martín: Debut atípico del zurdo
Forum Valladolid.

Javier Ortiz Pérez

Felipe Martín solamente jugó seis partidos de la actualmente denominada Liga Endesa, todos ellos en la temporada 97-98. La mayor peculiaridad que le veo a este escolta de 1,95 es que su debut siendo joven se produjo de un modo muy poco habitual: no con el partido decidido y con algo más que un puñado de segundos. Ahora vemos los detalles.

Martín no había cumplido todavía los 21 años cuando el entrenador del Forum Valladolid, Gustavo Aranzana, le reclamó para el primer equipo por la lesión de Lalo García. Él había nacido en Vigo, pero a los seis años se trasladó con su familia a Valladolid, donde destacó tanto baloncestísticamente que llegó a pasar un par de años, desde 1993 a 1995, en la cantera del Real Madrid.

“Había habido otros jugadores a prueba cuando se lesionó Lalo, creo que un serbio o algo así. Pero Gustavo prefirió quedarse conmigo tras verlo. Entrenaba a menudo con el primer equipo e imagino que vio que podía serle útil”, recuerda ahora.

Pues bien, Aranzana se atrevió a hacerle debutar el 21 de marzo de 1998 ante en la pista del Pamesa Valencia (que unas semanas antes se había proclamado campeón de Copa del Rey) mediada la segunda parte, con el marcador ajustado. Y no para un momento concreto de hacer una falta o algo similar. Se mantuvo cuatro minutos y 31 segundos en pista, en los que lanzó dos tiros libres sin fallo.

“Gustavo me dijo: ‘sal ahí y reparte un poquito’. Le seguí tan al pie de la letra que enseguida me pitaron una antideportiva sobre Nacho Rodilla, la típica que solo le cae al junior”, agrega. El caso es que el recuerdo no puede ser más perfecto. Aunque no lo vivió sobre la pista, Martín narra con emoción el final del choque: “Radunovic, que estaba en el Pamesa, metió dos tiros libres que les ponían un punto por delante. Faltaban tres segundos y el pabellón celebraba la victoria. Sacamos de fondo y Tony White, casi desde medio campo, clavó un triple que nos dio la victoria. El resultado fue 76-77, esta es la ficha del partido.

Desde entonces hasta final de temporada jugó cinco partidos en las seis jornadas que restaban, totalizando 22 minutos y 7 puntos. No hubo más ACB para él: la siguiente campaña fue cedido al Huesca (EBA) para que, bajo la supervisión de Javier Zaragoza, diese un salto físico, pero se lesionó en el tobillo justo al final de ella y tuvo que elegir entre baloncesto y desarrollo profesional. Escogió lo segundo con los estudios (Económicas, Marketing y Publicidad), aunque no dejó el baloncesto de lado. Compatibiliza un negocio de turismo a través de internet con la dirección de uno de los equipos infantiles del Blancos de Rueda.

¿Cómo se define Felipe como jugador? “Era zurdo, que normalmente se dice que somos más difíciles de defender. Yo creo que no sobresalía en nada, pero todo me salía medio bien. Me veo más bien como un jugador intenso, porque la intensidad es vital para jugar a esto. Ya si tienes calidad, te conviertes en un fuera de serie”.