Nenad Markovic: Bosnio que respira en español

Nenad Markovic: Bosnio que respira en español
Último equipo español, Murcia (2003-04).

Javier Ortiz Pérez

A Nenad Markovic le trajo una guerra a España. Empezaba 1993 y las bombas arrasaban su Bosnia natal, por lo que salió huyendo y, tras entrenar unas semanas en Trieste, acabó en el Ferrys Lliria, el primero de sus cinco equipos de la actual Liga Endesa. No pudo ayudar en el objetivo de lograr la permanencia –sustituía a un clásico de la competición como Dan Bingenheimer--, pero sí empezó a mostrar una precisión en el tiro exterior que prolongó su estancia en nuestro país, con sus entradas y salidas, hasta el 2004.

Markovic, de hecho, consiguió el pasaporte español en 1998. Se había casado con una chica de Badalona, a la que conoció estando en el Joventut (94-95). También pasó por Pamesa Valencia (99-2000), Estudiantes (2000-01) y Murcia (2003-04), siempre mostrando una exquisita educación deportiva y una integración indiscutible.

Sigue teniendo casa en Valencia y ha respondido a mis preguntas en un español escrito bastante decente. “Me considero un español más”, llega a decir. “Lo primero que recuerdo de mi paso por todos esos equipos tiene que ser el calor de la gente y muchas amistades que conservo todavía”, agrega.

Según dice, “fui muy afortunado por tener la oportunidad de vivir en Lliria, Badalona, Valencia, Madrid y Murcia y compartir vestuario con Nacho Rodilla, Jordi Villacampa, los hermanos Jofresa, Juanan Morales, los hermanos Reyes, Nacho Azofra, etcétera y poder estar a las órdenes de muy buenos entrenadores y personas como Andreu Casadevall, Pedro Martínez, Miki Vukovic y Pepu Hernández. Pero no solo eso: estuve en contacto con muchos aficionados y gente relacionada con los clubs donde jugué. No me olvido de los empleados”.

De hecho, llega a decir que “me sentí desde el primer día como en casa y disfruté cada y de cada partido”. Fueron 114 de liga, en los que promedió 9,9 puntos en 24 minutos. Le faltó ganar la Copa del Rey del 2000, cuando perdió la final con el Pamesa ante el Estudiantes y él solamente llegó a los cinco puntos.

¿Qué hace ahora Markovic? Pues entrena a dos niveles distintos. “Soy seleccionador de Bosnia sub-18 y nos preparamos para el Europeo de Letonia [empieza el próximo día 18 y en el grupo de la primera fase se enfrentarán a Grecia, República Checa y Rusia]. Estoy en el cargo desde el año pasado, cuando ganamos la División B que nos permitió clasificarnos para jugar ahora en la A. También entreno al Kao Drama de la primera división griega. Empecé en febrero y acabamos novenos. Solamente no entramos en los ‘playoffs’ por el ‘average’. He renovado para la próxima temporada”.

Una última anécdota sobre el Markovic jugador, que llegó a estar en ‘grandes’ europeos como el Limoges o el Olympiacos: en su debut en España, en la jornada 26 de la temporada 92-93 con el Lliria ante el Unicaja, no anotó un solo punto en 11 minutos. Pues bien: unos días después, en el siguiente partido, desmintió cualquier sospecha de que se hubiesen equivocado con su fichaje. Le clavó 33 al Andorra en 32 minutos, incluyendo un 6/6 en triples. Nunca repetiría esas cifras.