Alberto Carreras: Viviendo en 6,25

Alberto Carreras: Viviendo en 6,25
Con el Forum.

Javier Ortiz Pérez

Alberto Carreras fue uno de esos triplistas casi unidimensionales. Cumplió el sueño de jugar en el equipo de su ciudad, Valladolid, durante tres temporadas distintas (96-97, 97-98 y 98-99) y intentó sacarle partido a la ‘sentencia Bosman’ viajando a Francia, donde también se basó en su tiro exterior. Ahora está en un gremio bien distinto, pero tendréis que esperar hasta el final para saberlo. O saltaros los próximos párrafos, claro.

Carreras era un escolta de 1,93, muy arquetípico. Empezó a jugar al basket en el Colegio Nuestra Señora del Pilar, pero la mayor parte de su formación se produjo en el entonces denominado Forum Filatélico. El referente de otro ‘2’ criado en la casa, Lalo García, estaba ahí. El 9 de noviembre de 1996 debutaba contra el Estudiantes, jugando 19 segundos.

No jugó mucho en la actual Liga Endesa. 34 partidos aquellas tres campañas, 259 minutos en total, a unos 8 de promedio. Es sintomático sobre su juego que en ese tiempo lanzase 57 veces de tres puntos (con un 46% más que decente) y solamente 15 de dos. Se plantaba en la línea de por entonces 6,25 y ahí vivía, a la espera de un balón doblado que trasformar en un triple gracias a una rápida mecánica conseguida a base de talento y repetición. En cierto modo, y salvando las distancias, como otro Alberto, Corbacho, ahora.

En el 99 salió del club y le fue un poquito mejor en cuanto a protagonismo en sitios dispares como Lugo, Menorca, Badajoz (los tres en LEB), Brest, Nantes (en Francia) y Huesca, su etapa final en EBA. Sin embargo, tampoco acabó de tener suerte por las lesiones y se pasó algún año en blanco.

Siempre luchando contra el encasillamiento, claro. “¡¡¡Por supuesto que me defino como un tirador!!!!!! Eso está claro, pero también un jugador que aportaba cosas intangibles al equipo, y que estaba dispuesto a hacer cualquier función dentro del partido sacrificando sus propias virtudes por aportar cosas”, comenta ahora.

Según cuenta, “cuanto más tiempo pasa desde que deje de jugar profesionalmente más recuerdos me vienen a la cabeza. Por supuesto nunca olvidaré el día de mi debut en la ACB... Y después muchos recuerdos. Muchas primeras veces (concurso de triples, partido de los novatos en el All Star, primer partido como titular en la liga) y por supuesto mi mejor partido, mi primer viaje... Pretemporadas y un montón de anécdotas”.

Después de retirarse tuvo una empresa de residuos (sobre todo, aceites), pero cuando realmente le dio un giro a su vida hace unos pocos años, cuando ingresó en la academia de la Policía Nacional, consiguiendo terminar su formación y los exámenes recientemente. Haciendo un chiste demasiado fácil, está claro que las pruebas que haya pasado de tiro no habrá tenido ningún problema. Dentro de poco se le podrá ver por las calles.