‘Sony’ Vázquez: Ser Ourense

‘Sony’ Vázquez: Ser Ourense
Homenajeado hace poco más de un año (Foto: COB).

Javier Ortiz Pérez

Ferrol tuvo a Manolo Aller; Lugo, a Manel Sánchez. Y para Ourense, lo más parecido a un ídolo criado en casa de larga permanencia en el club de la ciudad es ‘Sony’ Vázquez, que pasó una abrumadora parte de su larga carrera defendiendo los mismos colores.

Al principio de su trayectoria se asomó a la EBA (Viña Costeira, 96-97) y a Portugal (Gaia, 97-98). En los trece años siguientes fue fiel a Ourense excepto en dos: 2002-03 León y 2007-08 Gijón. Como se ve, incluso en esos casos le costaba alejarse. Muy a gusto en la LEB, su apego por el COB le condicionó seguramente para haberse asomado más a la máxima categoría, en la que acumula dos presencias: una en la 95-96 siendo un chaval y otra en la 2000-01 ya más importante. Ambas, claro, en Ourense.

Vázquez tenía ese 1,95 que deja a los jugadores en una zona intermedia entre ser ‘2’ y ‘3’. Sobre todo, era uno de esos que aportan en muchas facetas del juego sin destacar especialmente en ninguna. En tanto tiempo en el baloncesto, ya que lo dejó a nivel profesional solo hace un par de años, da tiempo a evolucionar todo lo que se pueda. “Al principio era alguien muy físico, muy potente. Hubo alguien clave en mi carrera que fue Sergio Valdeolmillos. Se preocupó de que mejorara y con él me convertí en un tirador aceptable”, desvela.

“Tuve muchas opciones de irme fuera, de jugar más arriba incluso, pero para mí había cosas más importantes que lo económico. Estaba muy bien jugando en casa, para mi gente”, asegura. “En realidad, es una suerte poder haber estado tantos años en Ourense, y además hacerlo compitiendo, jugando minutos. Fue algo que realmente colmó mis aspiraciones”, añade.

En su opinión, “llegar fue más sencillo que mantenerme”, aunque asume que “pasé por distintas etapas” antes de consolidarse, de hacerse un fijo. “Fui haciéndome un hueco y es un orgullo mirar para atrás y ver que has jugado tantos partidos con el mismo club”, apostilla. Es, desde luego, el jugador que más encuentros ha disputado con el Ourense (364).

Es obligado preguntarle es por qué lo de ‘Sony’, porque él, en realidad, se llama José Antonio. “Resulta que de pequeño, en uno de los equipos en los que estaba había como cinco o seis chicos que se llamaban José Antonio, así es que, no sé muy bien por qué, para diferenciarme alguien empezó con lo de ‘Sony’ y se me quedó. No significa nada especial”, cuenta, entre divertido y resignado.

Sigue respirando mucho baloncesto, pese a su retirada como jugador. Ahora coordina las categorías inferiores del Salesianos, un club vinculado al Ourense que le nutre de jóvenes valores. Ha pasado página de la controversia que caracterizó su última campaña en el club, la 2010-11, cuando fue acusado por el técnico Rafa Sanz de falta de profesionalidad y compromiso “intentando dividir al equipo”. Al fin y al cabo, fueron demasiados años como para que ese asunto le quitase a ‘Sony’ la condición de símbolo.