Antxon Iturbe: Recuerdos desde USA

Antxon Iturbe: Recuerdos desde USA
Jugando al poste con el Gijón.

Javier Ortiz Pérez

Aunque con la sombra gigantesca de la exitosa carrera de su hermano Iker, Antxon Iturbe se sintió cómodo en la LEB, donde se convirtió en un fijo durante casi toda la primera década del siglo XXI (Gijón, Melilla, Los Barrios, León). Únicamente disputó una campaña en la actual Liga Endesa, la 2001-02, con el propio Gijón, en lo que fue su regreso a España después de completar su formación en George Washington. Precisamente, este interior rocoso nacido en Vitoria nos escribe desde Estados Unidos, donde ha regresado para vivir. Os dejo directamente con él en primera persona para que conozcáis sus recuerdos y su vida actual.

“Tres años después de mi retirada los éxitos y disgustos deportivos pasan a un segundo plano. Quizás debería destacar el descenso con el Gijón como peor recuerdo, y la ‘final four’ con Los Barrios en el 2009. Lo de Los Barrios es digno de destacar, ya que el año fue muy difícil con problemas de impagos y con la incertidumbre de no saber si íbamos a cobrar la totalidad de nuestros salarios. El grupo se supo sobreponer a eso, y estuvimos muy cerca de ganar al Alicante, que a la postre ascendió a la ACB. Ese año disfruté como pocos por la química del vestuario y el estilo de juego que hacíamos. Me alegra mucho que Moncho Fernández esté teniendo la oportunidad de demostrar lo buen entrenador que es en la Liga Endesa.

Sin embargo, los mejores recuerdos y lo más valioso que me llevo de mi carrera son todas las amistades en las varias ciudades donde jugué. Viviendo en EEUU es un poco más difícil mantener el contacto con todo el mundo, pero las redes sociales hacen posible estar al día de lo que hace la gente.

Lo más positivo es que no siento la necesidad de tener que mantener una relación constante con la gente para saber que si un día estoy cerca de Jerez por ejemplo, una llamada a Jesús Chagoyen bastará para juntar a las familias y pasarlo fenomenal. Lo mismo con Xavi Vallmajó en Girona, Chus Poves en Badajoz, Félix Alonso o Jorge Calvo en León, Juanjo Bernabé en Ávila y un largo etcétera (espero que no se ofenda nadie).

Actualmente resido en USA, de donde es mi mujer. Nos mudamos aquí después de mi retirada. El primer verano estuve haciendo entrevistas de trabajo para comercial, contable y otros trabajos relacionados con la economía (mi licenciatura), pero en seguida me di cuenta de que nunca sería feliz con esos trabajos. Conseguí un trabajo de profesor de español en una escuela y después decidí realizar un máster en Educación del cual me gradué en Mayo. En el proceso tuvimos una niña, Ayala, que ahora tiene un año y que se lleva muy bien con su hermano Axel, de 5 años.

Ahora nos toca hacer las maletas y mudarnos a Charlottesville (Virginia), donde he conseguido un trabajo de profesor de un instituto (Saint Anne’s Belfield School) donde impartiré clases de español a los americanos y de inglés a inmigrantes, además de entrenar al equipo de baloncesto. Da la casualidad que en la misma escuela trabaja Phil Stinnie, quien tuvo una dilatada carrera por España y otros países europeos, y que entrena al equipo de chicas. La profesión de profesor me parece muy enriquecedora y además nos permitirá pasar un mes al año, como mínimo, visitando a la familia y amigos en España”.