Tony Farmer: Recambio en Lugo y Murcia

Tony Farmer: Recambio en Lugo y Murcia
Con el Pau Orthez, uno de los múltiples equipos de su carrera.

Javier Ortiz Pérez

La peculiaridad de Tony Farmer en España es que jugó exactamente los mismos minutos (72) y partidos (3) en los dos equipos por los que pasó: Breogán (92-93) y Murcia (96-97). En ambos sitios entró sustituyendo a otro americano con la campaña ya iniciada (Tim Burroughs y Malcolm MacKey, respectivamente) por un tiempo muy escaso, no terminando la temporada tampoco.

En realidad, ese fue un poco el sino de su carrera. Hay americanos que siempre están dispuestos a coger un avión y plantarse en el club que les requiere para jugar o entrenar el día siguiente, por mucho que haya un océano de por medio. Farmer llevó esto al extremo. Fue sustituto o sustituido en ligas como la italiana, la francesa, la belga y la argentina. Lo que se dice un ‘temporero’.

Con 2,04, era un ‘4’ bastante fuerte que en España no acabó de aportar lo que se le pedía. Entre Breogán y Murcia promedió 12 puntos y 5,8 rebotes, siendo algo mejores sus números en Lugo. Sin embargo, él tiene mejor recuerdo de su paso por la ciudad pimentonera. “Lugo era una ciudad muy pequeña y bastante fría. Era un equipo bastante decente, pero simplemente estuve sustituyendo un tiempo a otro americano. En Murcia estuve mejor. El clima era realmente bueno y la organización era superior a la de Lugo, de lejos”, analiza.

En su opinión, “la liga era es una de las mejores de Europa y me gustó mucho. Me encantó el estilo de vida de España y me ayudó que podía hablar más o menos el idioma. Me hubiese gustado jugar más allí”.

En ese maremágnum de países y entradas y salidas hay hasta un par de incursiones en la NBA: 27 partidos con Charlotte en la 97-98 y 74 en la 99-2000 con Golden State. Unos años antes, en 1991, se quedó cerca de conseguirlo con los Lakers, el equipo de su estado natal, California, pero fue cortado después jugar el Open McDonald’s en París.

En Oakland tuvo unos potables 6,3 puntos y 4 rebotes en 16,3 minutos, pero no continuó y siguió dando algunos tumbos (Grecia, la ABA, Rusia…). Ahora tiene 43 años y sigue jugando a nivel amateur tres o cuatro veces a la semana, según asegura. “Estoy todavía bien para jugar incluso profesionalmente. Juego contra algunos exjugadores de la NBA, e incluso algunos que lo son todavía”, afirma. Pero parece que se gana la vida en otro campo: “Soy socio en una línea de ropa llamada BOOK Clothing. Fabricamos ropa de hombre, mujer y de niños. Es ropa de calle y toda se hace en Estados Unidos. Mi socio es Jerry Dupree, otro jugador profesional que por cierto está intentando jugar fuera del país”.