Jorge Fernández: Escolta con Scariolo, presentador en Antena 3

Jorge Fernández: Escolta con Scariolo, presentador en Antena 3
Foto oficial con el Baskonia (1997).

Javier Ortiz Pérez

Ya sé que la historia no es nueva del todo, pero supongo que algunos estaréis descubriendo ahora que Jorge Fernández, uno de los presentadores televisivos más conocidos de la actualidad, jugó en la actual Liga Endesa. Lo hizo con el entonces Tau Cerámica, su equipo, frente al Forum Valladolid en el Buesa Arena. Aquí podéis consultarlo. Lo holgado del resultado le permitió tener un minuto y 26 segundos en cancha. Era el 20 de septiembre de 1997 (cuarta jornada).

Fernández tiene una vida polifacética: ahora presenta ‘La Ruleta de la Suerte’, en Antena 3, y ha pasado por otras cadenas como TVE y Telecinco en espacios como ‘Gente de primera’ o ‘Gran Hermano’. Hasta ha hecho sus pinitos como actor en ‘Los Serrano’ y otras series. Pero antes de todo eso, se licenció en Educación Física, dio clases en un colegio de Vitoria, fue Mister España, modelo y, claro, jugó al basket.

Según cuenta –gracias a su representante, Carlos la Banda, por facilitarnos conseguir sus palabras--, empezó a los once años en el equipo de su colegio. “Jugando al fútbol no era muy bueno y el entrenador no me sacaba mucho. Así que después de ver un partido de basket en la tele me apunté al equipo del cole”, recuerda.

Siempre jugó de escolta (mide 1,94) y entre 1994 y 1998 se movió por la Segunda División y la EBA con el equipo de Arrasate y el Diputación Foral Alava, el vinculado del Baskonia. En esa campaña 97-98 fue cuando participó bastante en la pretemporada y tuvo esa pequeña oportunidad, el clásico ‘premio’ que se le da al chico de la casa que ayuda en los entrenamientos. Es curioso que haya terminado siendo más famoso que prácticamente todos los que participaron en aquel encuentro.

“Estuve en el Baskonia solo una temporada, pero fue la más especial de mi vida. Cuando era niño siempre iba a verles jugar a Vitoria. Cuando fui creciendo solo soñaba con poder entrenar con ellos un día, y cuando te llega la oportunidad de ponerte una camiseta de tu equipo en la ACB, ¡¡es un sueño hecho realidad!! Jugué muy poco pero con entrenar en ese equipo ya era feliz”, explica.

Retrotrayéndose a ese momento del debut en concreto, cuenta que “en el calentamiento ya sabía que podía debutar. A falta de dos minutos, Sergio Scariolo me llamó y el corazón se me salía por la boca. Se me secaron los labios y delante de 12.000 personas debuté con muchos nervios. ¡¡No pude tirar un solo tiro a canasta!! Pero en la pretemporada tuve mi recompensa. Jugué bastante y metiendo puntos cada vez que salía a jugar”.

Luego, por estas vueltas que da la vida, llegó su éxito profesional en otros campos bien distintos y hasta ganó un Premio Ondas en el 2008. Pero asegura que el baloncesto le ha aportado mucho en su actividad actual. “A los platós de televisión he trasladado mi competitividad a la hora de jugar. Siempre quiero ganar y me tomo las grabaciones como si fueran partidos. Los valores que me dio el baloncesto los traslado a mi trabajo y a mi vida personal”, remarca.