Geno Carlisle: Anotador y trotamundos en el "Estu"

Geno Carlisle: Anotador y trotamundos en el "Estu"
Uno de sus cuatro partidos en España (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

A veces pasan por España personajes interesantes del modo que lo hizo Geno Carlisle: fugaz y, por eso mismo, insatisfactoria. Fueron únicamente cuatro partidos de ‘playoffs’ en la 2000-01 defendiendo la camiseta del Estudiantes, con la particularidad de que en el segundo de ellos clavó 37 puntos. Y en general, mostrando muy buenas condiciones de cara al aro (18, 22 y 16 en los otros tres).

Sin embargo, su equipo fue eliminado (3-1 frente al Tau) y él, que había aparecido en Madrid como sustituto de emergencia de Marlon Garnett, no renovó. Y mira que ha estado en ligas diferentes –ya sabéis, el clásico trotamundos--, pero no se ha vuelto a asomar por aquí. Cachis.

Los ojos de este típico escolta explosivo (1,91) han visto mucho: cuatro equipos de la ABA, dos de la CBA y tres de la D-League, Italia, Grecia, Venezuela, Turquía, Portugal y hasta Kuwait. Y, después de mucho intentarlo en ligas de verano y demás, por fin consiguió pisar la NBA en la 2004-05: seis partiditos con Portland en los que totalizó 8 puntos y 16 minutos. Pero un sueño es un sueño, claro.

Hay que decir que ha estado encantador vía Facebook, desde Los Angeles. Al aparecer, y pese a sus casi 37 años y no haber jugado para ningún equipo profesional desde el 2009, no se ha retirado. “He estado entrenando desde hace un año y sobre todo con mucha intensidad en las últimas semanas para poder estar en mi mejor forma. Planeo volver a jugar al baloncesto esforzándome por conseguirlo más que nunca. Esperaré pacientemente mi oportunidad”, escribe.

Vamos con sus recuerdos de España: “Siempre que pienso en vuestro país lo siento por no haber estado más tiempo jugando, una temporada entera. Llegué para el inicio de un ‘playoff’ para jugar contra un equipo que creo que se llamaba Tao (sic). Aunque fue durante un tiempo bastante corto, siempre le digo a la gente que España es uno de mis países favoritos entre los que jugué. Al menos en aquel momento, la atmósfera, la grada y la energía fueron lo más parecido a la NBA que viví”.

La verdad es que añade otro punto a favor de la liga española que puede sonar a ‘mercenario’, pero todo lo contrario. No hay mayor falta de respeto a un profesional que el hecho de que no se cumplan los compromisos con él. Y eso aquí desde luego que no currió. “Durante toda mi carrera en Europa fue el único país, junto a Portugal, donde me pagaron al día y sin problemas. Creo que esto motiva a un jugador para darlo todo por el club, todo lo contrario que cuando te deben dinero, que es como darle una ventaja al equipo contrario. Mi primera experiencia en Europa fue en Italia, donde estuve dos meses y no me pagaron. Y, aunque me encantaba jugar allí, estar haciéndolo gratis dejó un mal sabor en mi boca, algo que se me quitó cuando fui a España. Me encanta vuestro país por lo mucho que tiene que ofrecer: buena comida, jugadores con talento, un bonito sitio, una afición muy entendida y buenos entrenadores”.

En fin, espero que Geno tenga suerte, aunque no sé yo si a punto de los 37…