Joan Peñarroya: El "entrenador de moda" de la Adecco Oro

Joan Peñarroya: El "entrenador de moda" de la Adecco Oro
Defendiendo a Ansley en 1996 (Foto: Gigantes).

Javier Ortiz Pérez

Últimamente se habla más del Joan Peñarroya entrenador que del Joan Peñarroya jugador. Lógico, por otra parte: acaba de hacer una gran temporada en la Adecco Oro con su equipo, el River Andorra, al que el año anterior había ascendido. Y todo con una plantilla sin grandes nombres que ejecuta un juego muy coral, muy solidario. Con agresividad bien entendida. Cuando escribo esto todavía no se sabe cuál será su futuro profesional, pero parece que le espera algo bueno. Se ha publicado que es candidato a dirigir el Fuenlabrada. No lo sé. Ya os digo que lo mismo esto se ha quedado viejo cuando vea la luz: suelo escribir los artículos un mínimo de cinco días antes de que se cuelguen en la página.

Pero antes de ser el ‘técnico de moda’ (aunque se quedase a un paso dos veces del ascenso a la Liga Endesa y también acabase subcampeón de la Copa Príncipe), hubo un jugador que conviene revisitar. Y qué mejor que hacerlo con él, ¿no?

“Tampoco me lo planteo mucho. Estoy contento de lo que conseguí para las condiciones que yo tenía. A lo mejor podía haber llegado un poco más lejos, pero fue una carrera larga, con la suerte de haber vivido grandes momentos”, explica. Las “condiciones” no estaban mal, hombre: un jugador más bien orientado al ataque que poco a poco fue haciendo más cositas, conociendo mejor el juego. “La carrera larga” son 13 temporadas ACB, que incluyen 436 partidos y 8,4 puntos en 22 minutos de promedio. Y los “grandes momentos” son, sobre todo, la Copa del Rey de 1996 y un ascenso en el 2002 con el actual Bruixa d’Or Manresa, el que sin duda es el club de su vida. “Pero lo mejor no es lo que hayas ganado o perdido, sino haber conocido a tanta gente, haber tenido experiencias que te sirven para toda la vida”, añade.

La verdad es que Peñarroya engaña. Le ves en el banquillo con la cabeza rapada, malencarado y transmitiendo intensidad y no sabes cómo te va a responder cuando le preguntas por lo que pasó hace 20 años. Pero luego es bastante cercano. Hasta me cuenta una anécdota en la que no es fácil reparar: tras debutar con 18 años en la máxima categoría en Manresa y jugar tres temporadas de rojo, tuvo que marcharse a hacer el servicio militar a Canarias y estuvo una campaña en el Tenerife Nº1 en Primera B. “Es raro, ¿verdad? ¡Pues fue algo que me vino muy bien!”.

¿Cómo se veía él? “Pues no fui el mismo cuando empecé que cuando acabé. Al principio era un jugador muy penetrador, muy incisivo, de correr. Y al final, acabé viviendo fuera de la línea de tres puntos”. Le quisieron sobre todo en Manresa, pero también en Ourense y León. Es curioso que del mítico TDK sale la misma temporada en la que al final ganan aquella histórica Liga: “La verdad es que llama la atención un poco, sí, porque pasé en el club un montón de años antes y en una etapa posterior, pero no estaba en la plantilla que consiguió aquello tan increíble. Pero sí me queda la satisfacción de haber participado en el proceso que culminó en aquello”. Y su ‘9’ está colgado en lo alto del Nou Congost.

Peñarroya no apareció en el Andorra de Adecco Plata hace dos años por arte de magia. Antes había tenido su particular aprendizaje durante cuatro temporadas en EBA con el Olesa. Un poco lo mismo que en su carrera como jugador: “no fui internacional ni pertenecía a la cantera de ningún ‘grande’, así es que todo lo que logré me lo tuve que ganar poco a poco.

Ahora, como entrenador, lo que pienso es que los protagonistas de esto son los que lo juegan. Los demás estamos para ayudar, únicamente”.

“No hay que perder lo que uno es”, concluye. Seguro que aún le da vueltas a la final de la Copa en Burgos, al último partido de la liga regular también en Burgos, al quinto de los ‘playoffs’ en casa ante el Lucentum Alicante. “Ahora estamos fastidiados porque hemos estado muy cerca. Este equipo se lo merecía por deseo, por ganas, por carácter. Pero en fin, dentro de un tiempo lo miraremos con más distancia y confirmaremos que ha sido una temporada espectacular”.