Alberto Angulo : El ‘killer’ habla de su carrera

Alberto Angulo : El ‘killer’ habla de su carrera
Real Madrid (1996-2002).

Javier Ortiz Pérez

Hoy vamos a cambiar un poco el formato de esto. Gracias al departamento de prensa del Real Madrid, le hice llegar unas preguntas a Alberto Angulo, el mítico tirador que acumuló nada menos que 542 partidos en la actual Liga Endesa desde 1989 al 2004 (Zaragoza, León, Madrid y Lleida, 10,1 puntos de promedio y 42% en triples), además de 98 internacionalidades (plata en el Europeo de 1999). Aquí os pongo directamente la entrevista de alguien que sigue muy de cerca en este negocio: es entrenador del equipo EBA del club blanco, donde también coordina la cantera.

--Vista con distancia, ¿cómo enjuicia su carrera como jugador?
--He sido muy afortunado y he terminado satisfecho a todos los niveles, ya que he conseguido logros colectivos y a nivel de club y de selección, además de haber jugado en el mejor club durante tanto tiempo. Además de esos triunfos individuales y colectivos, es muy importante para mí que mi presente y, espero que mi futuro, estén ligados al baloncesto. Tengo que destacar también que he conocido a muchos de mis mejores amigos a través de mis distintas experiencias en el baloncesto.
--¿Cuál fue el mejor y el peor momento?
--El mejor recuerdo siempre viene ligado a los títulos conseguidos. El mejor fue el primer Campeonato de España Juvenil que disputé junto a mis mejores amigos, y al mismo nivel está la Liga ACB que gané con el Real Madrid. El peor sin duda a todos los niveles: el descenso con el Basket Zaragoza en la temporada 2008/09.
--¿Cómo vivió la transición del baloncesto de cuando empezó a jugar al actual, en el que ya estuvo y que parece mucho más físico?
--Como en todos los cambios, el paso de un baloncesto a este otro más físico conllevó un proceso de aprendizaje en el que nos adaptamos poco a poco al cambio en la forma de jugar y en la preparación a nivel físico de estudio de los rivales a través de un ‘scouting’ más pormenorizado. Esto nos obligó, nos empujó a trabajar más y llegar a ser mejores jugadores, ya que el baloncesto cambiaba muy deprisa.
--¿Llegar a ser un gran tirador es más cuestión de talento o de mucho entrenar? Es indudable que ambas facetas son necesarias. El tener una buena mecánica, facilidad y talento ayuda pero, en mi caso, el tener buen tiro fue sin duda debido a horas y horas lanzando a canasta, a la perseverancia y a estar muchas horas en el pabellón trabajando.

--¿Qué tal se maneja su faceta actual? ¿Se sufre más en el banquillo y en los despachos o jugando en la pista?
--Sigo ligado al mejor club y a mi mayor hobby. Tengo mucha suerte, hago lo que me gusta y eso hace que un día a día duro y exigente sea más llevadero. Para mí, que sin duda, el día a día es mucho más duro en el despacho a todos los niveles por el número de horas que trabajas, por la responsabilidad, por las consecuencias que pueden tener tus decisiones, por el tiempo que le quitas a tu familia, por todo… Cuando eres jugador va intrínseco en ello una inconsciencia de todo lo que va en juego, algo que por otro lado es lógico y hasta buen. No son comparables los dos tipos de vida.